José Antonio Llorente, socio fundador y presidente de LLYC, destaca el entendimiento y la empatía como principales claves en la comunicación entre personas y corporaciones.

«El futuro de la profesión de comunicación lo veo muy positivo: las personas necesitamos comunicarnos, influir, convencer», afirma Llorente, quien también asegura que las personas seguimos estando en el centro del mundo de la comunicación. La tecnología no ha desplazado a las personas pero sí nos ha proporcionado herramientas esenciales para «comunicarnos más y mejor».

Concluye diciendo que la capacidad de las marcas de contactar con la ciudadanía se ha convertido en un nuevo territorio de competencia debido al impacto que provoca en las audiencias.