La disrupción digital está afectando a todos los servicios y sectores productivos, incluido el del alquiler de coches. El negocio del rent-a-car apenas había sufrido modificaciones desde hace décadas, pero en 2016 dos ejecutivos franceses, Karim Kaddoura y Thibault Chassagne, viajeros frecuentes por asuntos de negocios, se enfrentaban frecuentemente a problemas que podían desaparecer simplemente aplicando las posibilidades tecnológicas que la digitalización, Internet y las aplicaciones móviles ya ofrecían.

Ambos se lanzaron a crear Virtuo, una empresa de alquiler de coches para el viajero actual, que necesita aprovechar el tiempo al máximo y no quiere perderlo en colas interminables, ni encontrarse con sorpresas o cargos ocultos en la letra pequeña de los contratos o a la hora de recoger el coche solicitado… Virtuo digitaliza todo el proceso desde una aplicación móvil que te permite hacer todo el proceso, desde la reserva del coche, al desbloqueo o conducción del mismo, de un modo similar al de las aplicaciones de movilidad de motos, pero con el coste por día.

Sostenibilidad y flexibilidad

De hecho, Virtuo es la solución ideal para el conductor comprometido con las necesidades sociales actuales y las tendencias europeas, que están aplicando soluciones de movilidad sostenible en las ciudades para reducir el tráfico de coches y la contaminación urbana. Cuando se quiere realizar una escapada y salir de la ciudad es donde surgían las dificultades. El 76% de los viajes de media/larga distancia se siguen haciendo en coche y es ahí donde entra Virtuo, permitiendo a sus usuarios no tener que desplazarse lejos para recoger su coche de alquiler o tener que hacer largas esperas en un mostrador.

Los coches de Virtuo se encuentran siempre en aparcamientos en los centros de las ciudades, así somo en estaciones de tren y aeropuertos, pero también se puede solicitar recibir el coche a domicilio. Virtuo espera llegar a 2030 con el 100% de la flota constituido por vehículos eléctricos. De momento, la flota de coches en España la constituyen los Mercedes Clase A. GLA y Clase B, el Volkswagen Polo y el Seat Arona, y con el objetivo de electrificar la flota en Madrid y Barcelona ya está disponible el Tesla Model 3.

Por otra parte, su servicio premium dispone de una atención al cliente 24/7 pudiendo modificarse o cancelarse la reserva hasta tres horas antes sin penalización (24 horas antes en aeropuertos), una solución flexible por si la escapada o la reunión de trabajo se ve alterada. La única opción que exige un mínimo de cuatro horas de antelación para la reserva es la de recibir el coche a domicilio: el resto de alquileres permiten reservas por impulso, para escapadas fuera de la ciudad, con la misma facilidad y flexibilidad que encontramos en otras formas de transporte dentro de la ciudad, sin tener que perder el tiempo en un mostrador.

Además, el alquiler se puede prolongar hasta 90 días. En caso de pérdida, la llave se puede duplicar y traspasar a una tarjeta que encontraremos en el coche y en caso de daños del vehículo, el reporte también se realiza a través de la aplicación, que permite adjuntar fotografías. Y durante cada alquiler pueden usar el coche hasta cuatro conductores sin coste añadido.

Actualmente Virtuo se encuentra en plena fase de expansión y, después de seis años, ya está presente en seis países (Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, Portugal y España) y en más de veinte ciudades (desde París a Milán, pasando por Roma, Londres o Mánchester y numerosas ciudades francesas –desde Aix-en-Provence a Toulon, pasando por Burdeos, Niza o Lyon, entre otras muchas–. En España, donde opera desde 2019, está presente en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Málaga. A finales de mayo la compañía comenzó a operar en Alemania y ahora, en junio, lo hace en Lisboa abriendo así las puertas al mercado portugués.