El negocio de restaurar autos británicos clásicos y reemplazar sus motores antiguos por unos eléctricos está al alza, afirma Lunaz, la empresa líder mundial en este sector.

La demanda de los vehículos eléctricos Rolls-Royce, Bentley, Aston Martin, Range Rover y Jaguar ha sido tan alta que las listas de pedidos para 2022 y 2023 ya están completas. No obstante, para hacer frente a tantas peticiones, la empresa ha decidido expandir su plantilla en un 500 por ciento en un año, con 120 empleados.

La empresa británica, que cuenta con el exfutbolista David Beckham entre sus inversores más importantes, además, está ampliando su sede en Silverstone, Inglaterra para que, al menos, 110 vehículos puedan rediseñarse y electrificarse constantemente. Esto representa un 50 % en el total de espacios de construcción en comparación con 2020.

Lunaz destaca que sus autos clásicos electrificados están atrayendo a una nueva generación de compradores, ya que su propuesta es muy llamativa para el público, especialmente para los más jóvenes. “Estas mujeres y hombres habían descartado previamente la idea de poseer un clásico de primer nivel debido a problemas relacionados con la facilidad de uso y la sostenibilidad”, dijo el consocio. 

Los autos que restaura Lunaz no son nada baratos. Los precios de los vehículos comienzan en 348.19 euros más impuestos para un Range Rover clásico eléctrico. Las restauraciones de Bentley Continentals y Rolls-Royce Silver Clouds comienzan en 420.22 euros más impuestos, mientras que el Rolls-Royce Phantom V cuesta 660.35 euros y el Aston Martin DB6 en 1,140.61 euros.

GRUPO LUNAZ

Además de los compradores con alto poder adquisitivo que buscan convertir su automóvil clásico en un vehículo eléctrico, Lunaz se está enfocando en otro sector, ya que han visto un resurgimiento de la industria hotelera que impulsa la demanda de sus modelos Bentley, Range Rover y Rolls-Royce. Las limusinas clásicas silenciosas y de cero emisiones, por ejemplo, son elementos atractivos para los hoteles de lujo.

“La creciente demanda mundial de un automóvil clásico electrificado y renovado de Lunaz significa que los clientes se preocupan por preservar los automóviles más célebres y únicos de historia automotriz, y, al mismo tiempo, incorporar las prácticas más sostenibles a la vida diaria”, asegura David Lorenz, fundador y director ejecutivo de Lunaz Group.

Poseer un automóvil clásico y responsable con el medio ambiente, (aunque su precio sea alto), es uno de los nuevos deseos que tienen los conductores millennials. Lunaz destaca que la «gran mayoría» de sus clientes están lejos de parecerse a perfil típico de comprador de automóviles de lujo, ya que provienen de grupos de edad más jóvenes.

La compañía británica también ofrece a sus clientes la opción de alfombras tejidas con redes de pesca recicladas muy parecidas a la lana animal. “La remasterización de estos iconos automotrices representa la preservación esencial de coches con mucho valor histórico. Estamos orgullosos de participar en este proceso”, finaliza Jen Holloway, directora de diseño de Lunaz.