Volkswagen y sus clientes más fieles tienen malas noticias. Un enorme barco mercante cargado con casi 4.000 automóviles de alta gama del consocio alemán, entre ellos Porches, Audis y Lamborghinis, se incendió el pasado miércoles en pleno Océano Atlántico, cerca de las islas Azores de Portugal.

El ‘Felicity Ace’, el nombre del buque de bandera panameña, el cual tiene una longitud de 200 metros de largo, había partido el 10 de febrero desde Emden, Alemania en dirección a Davidsville, Estados Unidos. Cuando estalló el fuego, en la bodega de carga, los 22 miembros de la tribulación del barco fueron evacuados con éxito por la Armada y la Fuerza Aérea portuguesas y fueron trasladados al aeropuerto de Horta, según reporta DW. Por la magnitud del siniestro, las autoridades en ese momento decidieron abandonar el barco y monitorearlo a la distancia, dejándolo a la deriva en el mar.

De acuerdo con la CNN, el buque transportaba un Porche en particular, un Boxster Spyder, pedido por el empresario, coleccionista de coches y Youtuber Matt Farah. “No tenían más información para mí más allá de confirmar que mi automóvil estaba en ese barco, y me aseguraron que tan pronto como Porsche Cars Norteamérica tuviera un plan de cómo proceder, compartirían los planes”, dijo Farah a la web.

“Si bien es demasiado pronto para confirmar qué fue exactamente lo que ocurrió, estamos junto a nuestros colegas de Porsche AG, apoyando e informando a nuestros clientes y distribuidores. Seguimos en contacto con la naviera”, aseguró Angus Fitton, vicepresidente de relaciones públicas de Posche Cars Norteamérica a CNN.

El ‘Felicity Ace’ puede transportar más de 17.000 toneladas métricas de carga, según Associated Press. Este incidente llega cuando la industria automotriz sufre problemas de suministro y problemas laborales derivados por la pandemia del coronavirus. Las pérdidas millonarias del siniestro, hasta este momento, o han sido reveladas por las autoridades.