Hace una década, Steve Jobs fallecía como consecuencia de un cáncer de páncreas. A su paso, dejaba a una mujer multimillonaria y a cuatro hijos desvinculados de las grandes empresas.

Su proyecto más exitoso ha sido la gran manzanita, como es conocida popularmente la marca Apple. Actualmente, se encuentra como cabeza de la entidad Tim Cook, quien ha hecho de la firma todo un imperio.

La evolución de Apple no sólo no paró con el fallecimiento de Jobs, sino que sigue avanzando implacablemente. Recientemente se estrenó el iPhone 13, el nuevo modelo de la marca de la manzana. Actualmente, Apple tiene en circulación nada menos que 1.400 millones de dispositivos, de los que 900 son iPhone. Hace 10 años, las acciones hace diez años se vendían a 12 euros, mientras que en la actualidad se compran por 123 euros, un dato que demuestra la evolución de la firma.

Laurene Powell Jobs, la viuda del empresario multimillonario, recibió aproximadamente 10.200 millones de euros, una herencia que en la actualidad está valorada en 20.900 millones de euros. Si bien la cifra se ha duplicado, ha crecido a un ritmo cinco veces menos que su compañía. Además de las participaciones en Apple, Laurene Powell Jobs heredó de las de otra empresa, Disney. Con todo, ella no desea dedicarse a los negocios. Tanto es así, que en una entrevista en The New York Times manifestó que si vive lo suficiente, el dinero se acabará con ella.

La mujer de Steve Jobs, hace apenas unos días, anunció que invertiría 3.113 millones de euros aproximadamente a la lucha contra el cambio climático. Además, contribuye con ayudas para las crisis migratorias y la lucha contra el cáncer, a través de su asociación Emerson Collective.

Una hija ‘influencer’ y otra arquitecta

El único de los hijos de Jobs que trabaja con su madre es Reed, quien ha decidido darse a conocer como Reed Paul, usando apellido de soltera de su madre, y evitar así los focos. Su hermana pequeña, Eve Jobs, sin embargo, es una influencer que, con 250.000 seguidores en Instagram cuenta con comentarios de celebridades como Naomi Campbell.

Entre los hijos, también se encuentra la más discreta, Erin Siena, de la que sólo se sabe que estudió Arquitectura y diseño. En yuxtaposición, se encuentra su primera hija, de la cual Steve Jobs renegó durante sus primeros años de vida, Lisa Brennan Jobs, quien en el año 2018 publicó un libro, Small Fry, en el que contaba todo sobre la relación con su padre.