La marca de ropa St. Croix no perdió el tiempo tras la muerte de Steve Jobs, y no tardó en atribuirse el mérito del icónico jersey de cuello vuelto negro que llevaba el director ejecutivo de Apple, mientras anunciaba que las ventas de la camiseta de 175 dólares que supuestamente usaba Jobs aumentaron un 100%.

Jobs compraba dos docenas de cuellos vueltos cada año, según dijo el propietario de St. Croix, Bernhard Brenner, quien también aseguró que el CEO de Apple incluso llamó personalmente a la compañía para expresar su aprecio por la camiseta.

Una fábula rápidamente desacreditada por un fragmento prepublicado en la muy esperada biografía de Jobs de Walter Isaacson, que revelaba la historia de una amistad entre Jobs y el verdadero artista detrás del cuello alto, el diseñador japonés Issey Miyake, quien murió el pasado viernes, 5 de agosto, a los 84 años.

St. Croix reculó, mientras que Miyake retiró discretamente el jersey del mercado en 2011 en honor a su difunto amigo. Sin embargo, ha sido la prenda, que ha estado fuera del mercado durante más de 10 años, la que ha encabezado los titulares que anuncian el fallecimiento de Miyake, por haberlos unido a él y a Jobs en 1981.

De Sony a Jobs

Todo empezó por un proyecto de diseño único de Miyake para Sony Corporation en 1981. Para el 35º aniversario de la empresa, su presidente, Akio Morita, encargó a Miyake que diseñara una chaqueta para sus empleados. Miyake creó una chaqueta futurista de nailon antidesgarro con mangas que se podían desabrochar para convertirla en un chaleco.

Entra Steve Jobs. El CEO de Apple visitó Sony en la década de 1980 y, en una reunión con Morita, le preguntó por qué los empleados de Sony usaban uniformes, según cuenta la biografía escrita por Isaacson. Morita explicó a Jobs que, tras la Segunda Guerra Mundial, nadie tenía ropa, por lo que compañías como Sony le daban a los empleados para usar en el trabajo.

Con el paso de los años, los uniformes de Sony desarrollaron sus estilos característicos y se convirtieron en una forma de vincular a los trabajadores con la empresa.

Según la biografía autorizada de Isaacson, Jobs quería ese tipo de vínculo para Apple. Así que llamó a Miyake y le pidió que diseñara un chaleco para Apple. Sin embargo, según Gawker y otras fuentes, el chaleco no funcionó bien. Los empleados odiaban la idea de tener que usar la misma ropa. Por lo que Jobs, en su línea, transformó el concepto de un uniforme corporativo en un uniforme para sí mismo.

«Así que le pedí a Issey que me hiciera algunos de sus cuellos vueltos negros que me gustaban, y me hizo como cien de ellos«, le contó Jobs a su biógrafo, mostrando a un sorprendido Isaacson el montón de moda apilado en su armario. Ese jersey de cuello alto negro solo se convirtió en el uniforme personal de Jobs y creó su estilo característico definitorio gracias a la visión del icónico diseñador de moda, Issey Miyake.

Fue una asociación adecuada para Jobs y Miyake, quien construyó su imperio sobre diseños de ropa, exhibiciones y fragancias impulsados ​​por la tecnología. Sin embargo, Miyake, que sobrevivió al bombardeo atómico estadounidense de Hiroshima en agosto de 1945, llevó una vida más matizada que un jersey de cuello vuelto negro.

Antes de que Miyake estudiara confección y sastrería en la École de la Chambre Syndicale de la Couture Parisienne en 1965, estudió diseño gráfico en la Tama Art University de Tokio. De esas dos escuelas, Miyake combinó creativamente la confección con el diseño gráfico para crear sus imitables prendas tipo origami que anclaron sus diseños de moda.

Miyake se convirtió en una especie de empresario textil. Inspirándose en los vestidos de seda plisados ​​de Delphos de la década de 1900, creó una tela que se expandiría verticalmente con cientos de pequeños pliegues. Su técnica de plisado incorporó una innovación tecnológica única, donde los pliegues se aplican después de cortar y coser la tela, hizo de las prendas permanentemente plisadas uno de sus legados de diseño duraderos.

En 2017, Issey Miyake Inc. lanzó lo que podría describirse como un homenaje al cuello vuelto original retirado en 2011, aunque ciertamente no es una reedición. Diseñado por el protegido de Miyake, Yusuke Takahashi, Bloomberg describió la camiseta Semi-Dull de 270 dólares como una «silueta más recortada y hombros más altos que el original». Takahashi pasó diez años con Miyake antes de dejar su papel como director artístico de Issey Miyake Men en 2020 para lanzar CFCL.

La nueva marca de Takahashi se basa en prendas de punto desarrolladas por computadora hechas de hilos de poliéster sostenibles y certificados. Podría decirse que el uso de tecnología de punta por parte de la marca es parte del legado de moda continuo de Miyake, como lo es el famoso cuello vuelto que llevaba Jobs.