Mónica Eisen es un ejemplo de perseverancia y compromiso. A pesar de juventud, ha vinculado toda su trayectoria profesional a la cadena Four Seasons, donde empezó limpiando platos a los quince años.

Firme convencida de la importancia de los equipos y el liderazgo entendido como la clave para implicar y motivar a los trabajadores y trabajadoras, siente como propio el mensaje del lujo como el sentimiento esmerado de atención, hospitalidad y bienestar: «Tratar a los demás como uno quisiera ser tratado».

Mónica demuestra una personalidad arrolladora al relatar su experiencia en el estallido de la pandemia, sólo dos meses antes de inaugurar el Four Seasons de Madrid.