Aquaservice es un claro ejemplo de todo lo que es en sí la economía circular, pionera y nativa en su aplicación. De hecho, no sólo es una empresa de éxito por la trayectoria que están teniendo en España, sino por su capacidad para generar empleo y por la innovación aplicada en torno a un producto como es el agua.

¿Cómo ha tenido Aquaservice tan claro desde el principio este modelo de nego- cio circular? ¿Cómo han logrado ir por delante de otras compañías de nuestro país y de empresas internacionales?

Alberto Gutiérrez, CEO de Aquaservice, posa en exclusiva para el objetivo de Forbes.

Cuando arrancamos Aquaservice, hace ya 24 años, ni la sociedad, ni nosotros mismos, habíamos escuchado lo que era el concepto de economía circular. Pero conceptualmente sí que teníamos muy claro que nuestro modelo de negocio se iba a basar en ceder un dispensador de agua y servir el agua en envases reutilizables o retornables. Algo que en sí era ya 100% circular.

También teníamos claro que nuestro modelo satisfacía las necesidades del cliente, haciéndolo, además, más cómodo, y que, también muy importante, era un modelo rentable. Salían de lo que hoy en día en el mundo de las startups llamaríamos Units Economics.

Por otro lado, cuando nació Aquaservice teníamos algunas cosas bastantes claras –otras las hemos ido descubriendo por el camino– y una de ellas era que íbamos a enfocar nuestra empresa en las personas. Por ello, definimos dos grandes colectivos dentro de ese concepto: por un lado, los consumidores y, por otro, nuestra gente, los empleados de Aquaservice. Con el tiempo nos dimos cuenta de que creando un ecosistema favorable para los empleados, lograríamos ofrecer un mejor servicio a esas personas que son nuestros clientes. El tercer colectivo sería el resto de la sociedad: tenemos muy claro que la mejor manera de impactar es cuidando el planeta y siendo una empresa sostenible.

Vuestro modelo, tanto para agua como para cafeteras, se basa en la reutilización. Un modelo de consumo sostenible y circular que rompe con el tradicional. ¿Nos puedes contar cuáles son las particularidades de este modelo?

El modelo es muy sencillo. Tenemos un servicio de agua embotellada a través de dispensadores y en ellos utilizamos una botella de 20 litros reutilizable que entregamos y recogemos en casa del cliente. Esta botella tiene un ciclo de vida de 50 usos, así que una botella de Aquaservice puede dispensar a lo largo de su vida útil 1000 litros de agua. La botella es propiedad de Aquaservice: nosotros le vendemos al cliente un servicio, pero el envase es de la compañía. Cuando su vida útil acaba, la retiramos del mercado y la mandamos a re- ciclar. De esta forma, al controlar nosotros el ciclo de vida del envase, podemos garantizar el cien por cien del reciclaje de las botellas.

La innovación es algo continuo en vuestra filosofía empresarial. Este año, por ejemplo, habéis trabajado en unos botellines minis (Minibox). ¿Cómo ha recibido esta iniciativa el mercado?

Tenemos un pequeño porcentaje de reparto a cliente final de botellas de medio litro de PET, que llamamos Minibox, y que se pueden reciclar al 100%. Siempre pensamos en cómo hacer este producto aún más circular, así, aprovechando nuestra logística inversa, en la que vamos a visitar al cliente, recogemos la caja con los botellines vacíos y nos encargamos de que se recicle. Lo importante es que es una acción conjunta entre Aquaservice y los clientes. Esta es una de las partes más relevantes y posiblemente lo que más haya gustado. Lo que hacemos es facilitar el reciclaje, de ninguna forma queremos sustituir al contenedor amarillo, lo que queremos es sumar.

Utilizáis modernos sistemas de optimización de rutas por satélite, habéis patentado el sistema propio de higiene Total Clean, tenéis una aplicación digital para que vuestra fuerza comercial evite el uso de papel, tenéis placas solares… ¿Qué os queda por hacer?

Una vez coges este camino, es que nunca hay fin y siempre hay cosas por hacer. Usamos energía limpia, estamos ya en una ratio de 80% de valorización de nuestros residuos y, obviamente, queremos llegar al 100%. Pero ¿qué más podemos hacer? Dentro de nuestro negocio también repartimos café en cápsulas monodosis y nuestro siguiente reto es convertirlo en circular haciendo algo parecido a lo que hemos hecho con Minibox. Es decir, pudiendo recogerlas y así garantizar también su reciclado.

También tenemos la flota de vehículos híbridos de reparto de ocho toneladas más grande de Europa y ahora queremos dar el siguiente paso, por eso estamos inmersos en cómo podemos empezar a trabajar con vehículos 100% eléctricos que hasta el momento no existían para el tipo de reparto que hacemos.

Entre los objetivos marcados, algunos ya los habéis conseguido: reducir en 60 toneladas anuales el plástico usado, evitar la fabricación y uso de 200 millones de botellas de litro y medio, reducir la huella de carbono de la compañía en un 11% en 2019 (por segundo año consecutivo)… ¿Qué otros hitos os marcáis para conseguir vuestros objetivos?

El gran hito que nos marcamos es ser carbon neutral. Lo planteamos de la siguiente forma: lo primero es la reducción de la huella, por eso nos marcamos reducir cada año un 10%, esa sería la primera fase. Una vez que ya estamos agotando la parte de reducción, vendrá la de compensación, que será el siguiente paso para ser neutros en todos los sentidos. La tercera forma en la que lo trabajamos es por áreas, a través de mediciones trimestrales en todas las áreas. Partiendo de ahí, la siguiente fase es “trocear la empresa en áreas” y hacerlas todas carbon neutral. Donde ya estamos muy cerca es en la parte industrial. Con un poco más de esfuerzo, llegaremos a ser carbon neutral muy pronto. La siguiente área será la distribución capital y luego al suply chain de proveedores, hasta el nivel 3, lle- gando a nuestros proveedores tan lejanos como Corea y ser carbon neutral en todo el proceso.

Sois ejemplo a seguir de cara a conseguir todos los objetivos marcados en relación a una economía limpia.

Es importante que haya referentes y que las empresas que somos nativas en economía circular seamos capaces de crecer siendo no sólo sostenibles en términos de medioambiente, sino también de rentabilidad, innovación…