¿Dónde lo guardas tú? Puede que en una hucha, escondido entre las páginas de los libros, en una caja fuerte o en el banco. Pero quizá el tuyo esté dentro de una tarjeta de plástico o incluso en una aplicación de tu móvil. En nuestro podcast Así funciona esto hoy hablamos de dinero, de cómo funciona y su posible evolución: las criptomonedas.

El dinero surgió por la necesidad de intercambiar diferentes bienes o servicios. El trueque se quedó corto y pronto las primeras sociedades necesitaron algo que sirviese como medio de pago, depósito de valor y unidad de medida. Esas son las funciones que cumple nuestro poderoso caballero, don dinero.

Al principio era oro todo lo que relucía, pero pronto demostró ser un engorro para transportar de un lado a otro y, así que se inventó el billete. ¿Y cómo funcionaba este dinero? Pues porque alguien te cambiaba el oro por el papelito. Pero con los siglos hubo más papelitos que oro, y lo que empezó a respaldar el valor de esos billetes, fue la confianza en los bancos centrales.

¡Viva el dígito!

¿Y cómo funciona el dinero si nace el mundo digital? Pues ya no necesito ni acuñar monedas ni imprimir billetes: me basta con que los dígitos de mi saldo estén en el mundo digital y pueda utilizarlos con una tarjeta de plástico (con dígitos escritos en ella) o con una aplicación en mi móvil (escribiendo los dígitos de mi PIN).

Pero en esta evolución del dinero, un enigmático Satoshi Nakamoto publica un paper con una nueva propuesta de efectivo electrónico entre iguales, y nace la primera de las criptomonedas: Bitcoin.

Y si ya habíamos aprendido cómo funciona esto del dinero, ahora nos toca aprender cómo funciona esto de las criptomonedas. ¿Es dinero? ¿Es un activo financiero? ¿Sólo me sirve en el metaverso o me puedo comprar un Tesla con él? Si acompañas a Juan Ramón Lucas y Ana Comellas, te lo cuentan en nuestro episodio número 5 de Así funciona esto, un podcast FORBES.