¿Qué es la crisis de materias primas? Empezamos a ser conscientes de que a la industria le faltaban materias primas cuando la del automóvil introdujo un nuevo término en nuestras vidas: semiconductores.

Cobre, estaño, cobalto, litio… nos toca repasar la tabla periódica de los elementos para saber qué materias primas necesita la industria para fabricar la tecnología que utilizamos a diario. ¿Hay suficiente cantidad de estos materiales con el modelo de consumo actual? ¿Es posible la transición sostenible de la economía sin estas materias primas?

La pandemia detuvo todo y, cuando las restricciones lo permitieron, la demanda despertó con fuerza, pero la oferta seguía dormida, el transporte aletargado… y llegaron los cuellos de botella para la industria. ¿Esta situación es transitoria, o necesitaremos algo más de tiempo para oferta y demanda alcancen un nuevo equilibrio?

Con el precio de la energía en alza (electricidad, petróleo y gas) y la dependencia de Europa de la industria asiática, el desabastecimiento de materias primas se ha convertido en una realidad. En España, industrias como la del automóvil, la cerámica o la del papel, se han visto muy afectadas por alguna de estas causas de la crisis de materias primas.

Europa ha ido deslocalizando su industria en las últimas décadas. El menor coste de los factores de producción en otros países, un coste de combustible asumible en el transporte y la propia globalización, lo hicieron posible. Sin embargo, la crisis sanitaria, la transición energética y la subida del precio del petróleo, han cambiado el escenario.

¿Existe otra manera de producir, más local, con un menor coste de transporte? Algunas industrias empiezan a apostar por ello.

¿Existe otra manera de consumir, más consciente, más sostenible? Algunos consumidores empiezan a reflexionar.

Juan Ramón Lucas y Ana Comellas se plantean estas y otras muchas preguntas, y te proponen respuestas sencillas, con un tono cálido y cercano.