Valentín Lago ya es el nuevo consejero delegado de Air Europa. Su llegada a la aerolínea se ha retrasado por las negociaciones en relación a su retribución, en las que ha logrado mejorar las condiciones, y por la necesidad de dejar un tiempo prudencial antes de salir de su anterior empresa, Grupo Planes.

Según fuentes próximas a la SEPI, Lago va a cobrar unos 300.000 euros por dirigir Air Europa, una cifra lejana a los 565.000 euros que el directivo pedía y que excedía por más del doble el límite de 210.000 euros que la propia SEPI establece como remuneración máxima (fijo más variable) a los ejecutivos del sector público estatal.

Dicha petición no fue aceptada por los Hidalgo, por lo que Lago rebajó sus pretensiones a unos 360.000 euros anuales. Finalmente, según fuentes cercanas al organismo público, el acuerdo se ha cerrado cerca de los 300.000 euros, incluidos los pagos en metálico y en especie. La sociedad pública no ha explicado cómo se justifica este pago a Lago, al que se le vincula con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

Por otro lado, su contrato no incluye un blindaje, por lo que se entiende que, dentro de unos seis meses, cuando Iberia pueda tomar los mandos de Air Europa, Lago tendrá que dejar su cargo. Especialmente porque el nuevo consejero delegado recibió una indemnización millonaria cuando en febrero de 2019 dejó sus responsabilidades en el Grupo IAG.

Propuesto por la SEPI 

El pasado 10 de febrero saltaba la noticia de que la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) y Globalia propondrían a Lago como nuevo CEO de Air Europa.

El nombramiento del ejecutivo estaba pendiente de que la junta general del grupo de la familia Hidalgo le designase miembro del consejo de administración y que, posteriormente, este órgano le nombrase CEO.

La designación de Lago ha estado precedida por varias negociaciones entre Globalia y la SEPI después de que Air Europa solicitara 450 millones de ayudas del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona el grupo estatal.

Dicha petición supuso la implicación de la SEPI en la gestión de la aerolínea y, entre otras actuaciones, la propuesta de nombrar a Lago.

El directivo es un hombre cercano a Luis Gallego, responsable de IAG, grupo en el que se integrará Air Europa tras su compra por Iberia en enero por 500 millones de euros.

Dilatada trayectoria en aerolíneas

Lago fue consultor en Indra antes de unirse al equipo de Air Nostrum como responsable de mantenimiento en 1998 y, más tarde, como Corporate Quality & Innovation Director (2002-2011).

En 2011 se incorporó a Iberia Express como Chief Operating Officer de Iberia, posición que pasó a desempeñar en Vueling entre 2016 y 2019.

Tras dejar la aerolínea hace casi dos años, fundó IdeAir Consulting y en septiembre de 2020 pasó a ser Managing Director de Pollos Planes.

El directivo es ingeniero aeronáutico por la Universitat Politècnica de València (UPV) y doctor en Economía por al Universitat de València. Además cuenta con un Advanced Management Program (AMP) por el IE Business School.