Montar en un llaüt tradicional mallorquín eléctrico supone casi flotar en el mar sin darte cuenta. Su navegación silenciosa es lo primero que nos llama la atención, claro; seguido de su concepto: a través de un motor 100 % eléctrico de última generación hace que nuestro paseo sea completamente sostenible y con cero emisiones.

Lee el artículo completo en Nautik Magazine, el espacio de Forbes España sobre la Economía Azul