Kanye West ha puesto a la venta las zapatillas que llevó puestas durante la 50 ceremonia de entrega de los premios Grammy de 2008 con las que comenzó la línea Yeezy. Según Shothebys’s su precio ya ha superado el millón de dólares.

La casa de subastas ha asegurado que las deportivas estarán expuestas hasta el 16 y el 21 de abril en el Centro de Convenciones y Exposiciones de Hong Kong y que la venta será privada, según EFE.

El modelo es el prototipo de la línea Yeezy de Nike, diseñado en exclusiva por la marca para West. La prenda –de cuero– fue diseñada por West y Mark Smith en 2007 y es una talla 12 (medida estadounidense).

Según explica la empresa, fueron los primeros zapatos de la línea Yeezy de Nike pensadas para un artista en lugar de un deportista. Una colaboración que daba el pistoletazo de salida a una nueva forma de hacer negocio con las zapatillas de deporte.

“Este par es fundamental para el desarrollo de la franquicia Yeezy, que se ha convertido en una de las marcas de zapatillas y de estilo de vida más importantes de la historia”, ha asegurado el responsable de Sotheby’s Brahm Wachter.

Yeezy, piedra angular de su fortuna

Kanye West sigue aumentando su fortuna. El rapero ha firmado recientemente un nuevo acuerdo con Gap, además del que sigue teniendo su acuerdo con Adidas. Dos colaboraciones que han elevado su patrimonio neto a 6.600 millones de dólares.

Gran parte de sus ingresos llegan de su marca Yeezy, de la que es propietario al 100%.

West recauda alrededor del 11% de los ingresos anuales de Yeezy, que fueron unos 1.300 millones de dólares en 2019. Según estos datos, Forbes estimó en abril de 2020 que la marca valdría unos 1.260 millones de dólares.

Una empresa cuyo éxito no ha frenado ni la crisis provocada por la Covid-19. En 2020 los ingresos de Yeezy aumentaron un 13% frente a lo obtenido en 2019.