La Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes anunció este jueves que el 25 de marzo tendrá lugar una audiencia con los líderes de Facebook, Google y Twitter.

Mark Zuckerberg, Sundar Pichai y Jack Dorsey– que lideran Facebook, Google y Twitter, respectivamente– testificarán en una audiencia  sobre “la desinformación que plaga las redes sociales”,según anunció el comité de la Cámara.

La audiencia impulsará el trabajo de la comisión de “hacer que las redes sociales rindan cuentas” por los problemas de sus plataformas. Así lo afirmaron el presidente de la comisión, el diputado y los presidentes del subcomité y los congresistas en un comunicado.

Los líderes tecnológicos ya han testificado ante los legisladores en los últimos meses. Además de una audiencia en octubre con los tres directores generales ante el Comité de Comercio del Senado sobre la Sección 230. Una sección que protege a las empresas tecnológicas de la responsabilidad legal por el contenido que publican sus usuarios.

Las grandes compañías tecnológicas no habían reconocido el papel que fundamental que han jugado las redes sociales en el fomento y la difusión de información manifiestamente falsa a su público en línea. “La autorregulación de la industria ha fracasado”, dijeron las autoridades en un comunicado.

La población, cada vez más concienciada

Según un estudio de Gallup/Fundación Knight realizado en septiembre, un 93% de estadounidenses que dicen estar muy o algo preocupados por la difusión de la desinformación en Internet. Un aumento considerable respecto a otros años que, sin embargo, sigue sin ser suficiente.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes también anunció por separado sus planes de investigar a las grandes empresas tecnológicas el próximo jueves. El objetivo es frenar el dominio del mercado por parte de los gigantes tecnológicos mientras desarrolla la legislación antimonopolio.

La desinformación en la web y su difusión en las principales redes sociales ha estado en punto de mira estos últimos meses. La pandemia de Covid-19 y las elecciones de noviembre de Estados Unidos supusieron una subida inmediata de fake news en las plataformas de Internet.

Por su parte, las empresas de redes sociales han tomado medidas importantes para frenar la difusión de información falsa. Un ejemplo es Twitter, que ha añadido salvaguardias para limitar los retuits de publicaciones que han sido marcadas como desinformación. Por otra parte, Facebook anunció el jueves nuevos esfuerzos para combatir la desinformación en torno al cambio climático.

Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, la desinformación continúa. Un estudio realizado en octubre por el German Marshall Fund of the United States descubrió que el compromiso con los productores de falso contenido en Facebook había aumentado un 102% desde 2016.

Mientras, un estudio realizado en septiembre por la Universidad de Oxford descubrió que los verificadores de fake news de Facebook solo habían detectado menos del 1% de los vídeos de desinformación de Covid-19 en la plataforma.