La crisis sanitaria provocada por la Covid-19 ha afectado, en mayor o menor medida, a toda la población mundial. La cantante Rihanna ha sufrido en primera persona las secuelas económicas de la pandemia y se ha visto obligada a cerrar su firma de moda Fenty.

Creada hace poco más de dos años junto con la casa LVMH, Fenty, era  una de las patas de los negocios de la artista, que ahora se centrará en Fenty Beauty (de belleza), Fenty Skin (cuidado de la piel) y Savage x Fenty (lencería).

La noticia la ha anunciado el socio de Rihanna a través de un comunicado publicado por el medio WWD: “Rihanna y LVMH han tomado la decisión conjunta de poner en pausa la actividad de su línea de moda diaria, con sede en Europa, a la espera de mejores condiciones”.

Las claves del cierre se deben, además de la crisis sanitaria, a los altos costes de los productos. Con unos precios que oscilaban entre los 250 y los 1.200 dólares no se correspondían al presupuesto que sus fans se podían permitir.

Aunque no se sepa el impacto que este varapalo haya podido suponer en la riqueza de Rihanna, lo cierto es que su patrimonio está valorado en unos 600 millones de dólares, según Forbes.

Savage x Fenty, en auge

Un negocio, por ahora, en pausa que no ha perjudicado al resto proyectos de la de Barbados. En concreto Savage x Fenty que, el mismo día que se anunció el cierre de Fenty, recaudó 115 millones de dólares para expandirse en el mercado minorista, según la propia empresa. La ronda fue liderada por la firma de capital privado L Catterton, en la que el gigante del lujo LVMH tiene una participación.

Savage x Fenty se lanzó en 2018 como una empresa conjunta con TechStyle Fashion Group y los primeros inversores fueron Marcy Venture Partners y Avenir de Jay-Z, que invirtieron en esta última ronda junto con L Catteron y Sunley House Capital.

La compañía ha ganado 185 millones de dólares hasta la fecha, incluidos estos últimos 115 millones de dólares. Se espera que los nuevos fondos sirvan para sufragar su expansión comercial y una posible línea de ropa deportiva. Antes de la nueva financiación, Forbes estimó que la participación de Rihanna ascendía a unos 80 millones de dólares.