Imagen: Friends of Bernie Sanders (Bernie Sanders Campaign Store)

Parecía imposible que los protagonistas de la investidura del pasado 20 de enero fueran otros que Joe Biden, Kamala Harris o Donald Trump. Sin embargo, fue Bernie Sanders el que acaparó todos los focos. El senador se hizo viral en las redes gracias a su cómodo y abrigado look para aguantar las máximas de 8 grados que marcaban los termómetros en Washington.

La imagen de Sanders que ha dado la vuelta al mundo tiene, en palabras de su autor, una composición que es “una basura”. Brendan Smialowski, el fotógrafo que inmortalizó al demócrata, ha reconocido en una entrevista realizada por RollingStone que era una instantánea muy desordenada captada en un buen momento: “Siempre digo que, en el fotoperiodismo, la composición es lo segundo después del contenido. Y el contenido es el momento. Haz que se vea bonito después”, ha declarado Smialowski.


Bonita o no, lo cierto es que la imagen se ha convertido en uno de los mejores memes del año. Y eso que todavía estamos en enero. Además, tanto las marcas de ropa como el propio Sanders han sabido sacarle rentabilidad. 

El abrigo

Lo primero que llamó la atención a los internautas fue el abrigo del senador: una pieza que Sanders ya había llevado durante su campaña electoral y que, en su momento, también dio lugar a bromas en internet.

Su mujer, Jane O’Meara Sanders, explicó el Twitter la historia del objeto al ver el revuelo que había causado. Al parecer Dave Driscoll, hijo del político, trabajaba en una empresa de abrigos de snowboard llamada Burton y que tiene su sede en Vermont, de donde la familia Sanders es originaria.

En 2018, un amigo de Driscoll le propuso crear un abrigo con la cara de su padre para así destinar una parte de los fondos a su campaña electoral. El resultado gustó mucho a Bernie, por lo que su hijo le regaló esa misma pieza por Navidad. Eso sí, sin su cara.

Si el abrigo te ha gustado puedes hacerte con uno parecido en la página de Burton España. Sus precios oscilan entre los 150 y 420 euros. Una prenda que habría venido muy bien en tiempos de Filomena.

Las manoplas

Sin duda, lo más llamativo del look fueron las enormes manoplas de lana que calentaban las manos de Sanders. Al senador se las regaló una profesora, también de Vermont, llamada Jen Ellis, que se dedica a reciclar jerséis y botellas de plástico para elaborar manoplas.


Ellis ha decidido aprovechar el tirón de sus manoplas para apoyar a una organización que rescata perros abandonados de la calle. La profesora ha puesto en Ebay un par de sus “Bernie Mittens”, que ya se cotizan a 1.967 dólares, y cuya recaudación irá destinada a la protección de estos animales.

“Ahora que he terminado de corregir exámenes, me he sentado esta mañana y he hecho 3 pares más de guantes. Uno será para el fondo de la universidad de mis hijas, otro para Outright Vermont y este para un rescate local de perros, Passion 4 Paws Vermont. Todos serán subastados para recaudar fondos. Me siento muy halagada de que la gente quiera mis mitones y me gustaría poder hacerlos para todos” se puede leer en la descripción de la prenda.

Bernie Sanders ‘campaign store’

El protagonista de la historia también ha querido participar de los beneficios que su imagen está generando. En su página web, Sanders ha puesto a la venta sudaderas y camisetas con una ilustración de la fotografía. ¿Su precio? 45 dólares y 25 dólares respectivamente. Tal ha sido el éxito que ambas prendas ya tienen colgado el cartel de Sold out. 

Una nueva moda a la que, parece, se ha sumado todo el mundo salvo el fotógrafo artífice de este revuelo: “Tenemos una política en mi casa. Si traes una pieza de ropa, una tiene que salir y a mi me gusta toda la que tengo en este momento”.

Camisetas y sudaderas benéficas

Este miércoles, Sanders ha asegurado que las piezas se agotaron en cinco días y recaudaron 1.800 millones de dólares. Según la página web de Sanders, lo recaudado por la venta de los productos irá destinado a organizaciones benéficas locales de Vermont como Feeding Chittenden, que opera la mayor despensa de alimentos de emergencia de Vermont.

La Chill Foundation, un grupo de desarrollo juvenil que ofrece oportunidades de deportes de tabla para jóvenes en circunstancias difíciles, junto con otros grupos de acción comunitaria de Vermont también son objetivo del dinero recaudado por Sanders a causa de su foto viral.

Las ganancias de las sudaderas se donarán a Meals on Wheels Vermont, que ofrece comidas nutritivas a los ancianos y discapacitados en el hogar y sirve como una oportunidad para la interacción social y los controles de seguridad.