Una empresa británica de inversiones ha comprado el 50% de los derechos de todas las canciones de Neil Young. El fondo Hipgnosis Songs Found ha pagado 150 millones de dólares (122 millones de euros) por 1.180 de las letras escritas por el músico canadiense, según fuentes de la BBC.

Autor de éxitos como Only Love Can Break Your Heart, Helpless, Ohio, entre otras, Neil Young lanzó su primera canción en 1963. A partir de ahí no ha cesado. A sus espaldas casi 50 álbumes de estudio y más de 20 álbumes en vivo, de los cuales son 18 son discos de oro, siete de platino y tres de multiplatino. Incluso, sus canciones fueron utilizadas en las campañas electorales de Donald Trump. Young se querelló contra el republicano, alegando que no tenía derecho a usar sus letras, no obstante acabó retirando la demanda.

No solo Young ha vendido los derechos de su música a esta compañía. A principios de esta semana, Lindsey Buckingham también ha dado el paso a ceder sus canciones, esta vez, por una cifra no revelada.

Al parecer la venta de catálogos de canciones se ha convertido en un negocio en auge durante la pandemia de COVID-19 ya que los inversores ven la música como un activo relativamente estable. El presidente de Hipgnosis Songs Found, Mark Mercuriadis, declaro que las canciones son “tan invertibles como el oro o el petróleo”.

Steve Nicks, del grupo, vendió el 80% de sus derechos de publicación el año pasado al rival de Hipnosis, Primary Wave, por 80 millones de dólares (65 millones de euros).

No es el único

El acuerdo de Young se produce apenas un mes después de que se conociera que Bob Dylan vendiera los derechos de sus más de 600 canciones a Universal Music Publishing Group (UMPG).

El acuerdo, que incluye piezas tan emblemáticas como Knockin’ on Heaven’s DoorMr. Tambourine Man, Forever Young, World Gone Wrong, Make you feel my love, Idiot WindHurricane o Mississippi deja fuera a las futuras composiciones del artista, lo que le permitiría publicar sus nuevas canciones con otros sellos.

La cifra exacta se desconoce pero, medios estadounidenses como The New York Times aseguran que supera los 250 millones de euros. Como contrapartida, Universal recaudará los ingresos de todas las canciones.

Dylan se suma así a la familia de artistas que forman parte de Universal, entre los que se encuentran nombres como Bruce Springsteen, Billie Eilish, Kendrick Lamar y Post Malone.