Los amantes de la dieta mediterránea están de enhorabuena y es que la alimentación es esencial en cualquier momento del día, especialmente durante los últimos meses en los que el coronavirus asola a toda la sociedad, para ayudar a estimular nuestras defensas.

Consumir alimentos ricos en zinc, hierro y vitaminas contribuye al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Y el jamón ibérico es uno de ellos.

Se trata de un alimento completo a incluir en la dieta por su interés desde el punto de vista nutricional, aportando fundamentalmente proteínas, minerales y vitaminas del grupo B.

El jamón ibérico es muy recomendable ya que proporciona hierro en forma de hierro hemo, que se absorbe fácilmente, y zinc de elevada biodisponibilidad. Contiene también fósforo, mineral fundamental para los huesos.

Los embutidos ibéricos, junto con el yogur, son los únicos alimentos que contienen flora láctica activa, que ayuda a aumentar la capacidad de defendesa de nuestro organismo. Estos productos hacen que la flora láctica se renueve naturalmente, y muchos médicos recomiendan tomar una pequeña cantidad de embutidos ibéricos después de un tratamiento con antibióticos por vía oral.

Pero además, el jamón ibérico, muy apreciado en la gastronomía española, está considerado un producto de alta cocina. Deleita a tu paladar con este manjar.

Más sobre Jamones Blázquez: