El punto de partida de Jamones Blázquez está en un pequeño pueblo castellano-leonés llamado Crespos. En él comienza la fascinante historia de una joven pareja que en 1932 decide arriesgar y embarcarse en la producción de jamones de cerdos ibéricos, dando inicio a un legado familiar que actualmente produce y distribuye por todo el mundo los mejores jamones y productos ibéricos.

El grupo cuenta con más de 30.000 hectáreas de dehesas repartidas por Andalucía, Extremadura y Salamanca; espacios privilegiados donde sus cerdos ibéricos se crían en libertad y se alimentan con las mejores bellotas en montanera. El compromiso con la calidad ha sido el pilar sobre el que se ha ido construyendo el Jamones Blázquez, así lo demuestra el reconocimiento que durante seis años consecutivos ha recibido el grupo con el galardón Superior Taste Award (Premio al Sabor Superior) de tres estrellas, otorgado por el Instituto Internacional de Sabor y Calidad.

En los últimos 10 años Jamones Blázquez ha consolidado las bases de una expansión internacional que le ha llevado a más de 30 mercados, entre ellos Europa, Estados Unidos, Asia, Oriente Medio y Australia. Gracias a este crecimiento mundial que ha experimentado la marca, Blázquez se ha posicionado como un referente de la marca España y del sector del cerdo ibérico por calidad, profesionalidad y capacidad de atención al cliente. A día de hoy, la cuarta generación de la familia comienza a incorporarse a la compañía manteniendo la esencia de lo aprendido de las generaciones anteriores y con disposición por reforzar la reputación internacional y mantener a Jamones Blázquez como un referente en el sector.

Una edición limitada para celebrar el 85 aniversario

Como fruto de este insaciable trabajo y para conmemorar el 85 aniversario del Grupo, nace “Úniqo de Blázquez”, una edición limitada formada por una selección de los mejores productos en la que se mezcla la historia y la tradición con la experiencia y la pasión.

La calidad de cada producto es resultado de una preselección cuidada que se realiza en fresco para después seleccionarlo una vez se ha efectuado el proceso de curación. Así se consigue una pieza veteada al máximo y con una textura y sabor únicos.

Jamones Blázquez, nueve décadas de excelente tradición

Un sabor sublime fruto de una alimentación forjada a base de bellotas en montanera y un mínimo de curación de entre 3 y 5 años. El capricho gastronómico de la carta de cualquier establecimiento de lujo.

Jamones Blázquez, nueve décadas de excelente tradición

Jamones Blázquez lleva décadas produciendo una exquisita línea de embutidos ibéricos.

Jamones Blázquez, nueve décadas de excelente tradición

La metodología de la compañía preserva la máxima calidad en todo el ciclo del producto para llegar al paladar con bocados genuinos y únicos en forma, textura, olor, sabor e infiltración.

Jamones Blázquez, nueve décadas de excelente tradición

Desde Jamones Blázquez, se aúna el conocimiento arraigado en la tradición con los procesos más innovadores, exigentes y cuidadosos con las materias primas naturales.

Jamones Blázquez, nueve décadas de excelente tradición

Una textura y unos matices insuperables caracterizan la morcilla de calidad del Jamones Blázquez, presente a nivel internacional.

Jamones Blázquez, nueve décadas de excelente tradición

Las piezas son elegidas por su singularidad en base a estrictos criterios mantenidos y compartidos durante generaciones.

Jamones Blázquez, nueve décadas de excelente tradición

El secreto para la creación de embutidos como este morcón radica en la tradición y el culto a cada instante de búsqueda de la excelencia en cada pieza.