Tan regular como el movimiento de uno de los lujosos relojes que se fabrican en el país, Suiza es un año más la región donde se concentran un mayor número de las ciudades más caras del mundo para vivir.

Berna, Zúrich, Ginebra y Basilea se sitúan en el top 5 de la clasificación de la encuesta anual realizada este año por ECA International, desplazando hasta una sexta posición a Japón, en cuarto lugar en 2019.

La continua dominación de Suiza en las clasificaciones ya no es una sorpresa. Un capuchino mediano en una cafetería en Zurich cuesta 5,98 dólares (5,29 euros), en comparación con los 4,56 dólares (4,03 euros) que cuesta en Nueva York, 5,01 dólares (4,43 euros) de Hong Kong y los 3,66 dólares (3,24 euros) de Londres.

Ashgabat mantiene su título de ciudad más cara y, aunque para algunos no sea una ciudad soñada, la capital de Turkmenistán se ha convertido en un destino básico en esta clasificación en el último año.

En séptimo lugar se encuentra Tokio y Yokohama sube hasta la décima posición desde la décimo cuarta de 2019, lo que pone de manifiesto el alto coste que tiene el vivir en Japón.

Tel Aviv (Israel) alcanza el octavo lugar, en comparación al noveno de 2019, y Jerusalén asciende del décimotercero al noveno.

‘Top 20’

Entre los 20 primeros lugares, Estados Unidos cuenta con dos ciudades: Manhattan –ECA International no tiene en cuenta la ciudad de Nueva York– en el décimo sexto lugar, frente a la posición 21 del año anterior, y Honolulu (Hawái​), que se estrena en el puesto 20.

El resto de los primeros 20 está dominado por las ciudades asiáticas: Osaka (12) y Nagoya (13), por delante de Singapur (14) y Macao (15). La capital de Corea del Sur, Seúl (17) y Shanghai (19) en China completan la representación asiática. Oslo (18) y Harare (11) en Zimbabwe, otro país que sufre de hiperinflación, completan el top 20.

*La encuesta sobre el costo de vida de ECA International se enfoca en los bienes y servicios diarios que las personas pagan. Desde alimentos hasta productos básicos, artículos para el hogar y gastos generales –ropa, electrodomésticos, comidas fuera, gimnasio, alcohol, tabaco–. Excluye alojamiento, servicios públicos y aranceles escolares, ya que la compañía dice que estos “generalmente se compensan por separado en paquetes para expatriados”.

Sigue leyendo: