“Nadie se convierte en influencer de la noche a la mañana. Todo requiere un proceso”. El fundador y CEO de Keeper Experience habla por experiencia. Porque Sergio Barreda Coy está detrás del camino hacia el éxito de influencers como Carolina Iglesias, Henar Álvarez o Xuso Jones, entre otros.

Y porque Keeper, la agencia de influencers que fundó hace seis años, arroja hoy estos números: más de 6.000 creadores de contenido contratados y más de 1.000 campañas para marcas españolas e internacionales
a lo largo de su trayectoria. Y este año estará cerca de superar los cinco millones de euros de facturación.

Este experto del marketing de influencia es, además, presidente de la Comisión de Influencers de la IAB.

Se siente orgulloso de haber creado desde cero y consolidado un proyecto independiente gracias al trabajo de todo el equipo. “Aposté todo a una para convertir Keeper en mi forma de vivir y en un reto personal. Hoy miro atrás y veo que el esfuerzo ha merecido la pena”. Durante este tiempo, también ha logrado cumplir un reto: “Apostar por el talento por encima de los números”.

Marketing de influencia: ¿un fenómeno pasajero o ha llegado para quedarse?

Como en todos los negocios nuevos que crecen muy rápido, se tiende a pensar que son modas pasajeras, pero en este caso no va a ser así. Y no lo digo yo, lo dicen los datos. Según el último informe de la IAB sobre inversión publicitaria en medios digitales en 2021, la inversión en redes ya ha superado los 1.000 millones, un 42.7% más que en 2020. Y en el mercado de los influencers ha crecido a doble dígito respecto al año anterior, con una inversión de más de 50 millones de euros, un 73.3% más. Estos datos demuestran que el sector sigue evolucionando y se está consolidando. En 2022 se estima que el crecimiento será de un 30 ó 40% más, y parece que la previsión se va a cumplir.

Si una marca quiere llegar a la generación ‘milennial’, ¿debe optar, sin duda, por el marketing de influencia dentro de su estrategia?

Sin duda. Las tendencias han cambiado mucho en los últimos años y se debe fundamentalmente a que la generación millennial ha crecido con las redes sociales. Son su forma de expresión, pero también de informarse y, por tanto, las agencias y marcas no pueden obviar este canal, fundamental a día de hoy para miles de personas.

Este canal está enfocado, sobre todo, a un segmento de población joven o puede ser igualmente efectivo si se dirige a los no tan jóvenes?

Las redes nos han enseñado que hay espacio para todos. Mi madre tiene perfil de Instagram y desde que usa WhatsApp estamos todo el día comunicados. ¿A quién no le pasa? Pero no todo vale. Según el target al que quieras dirigirte, tendrás que desarrollar una estrategia y pensar en los perfiles más adecuados. Aunque la mayor parte de creadores son jóvenes, cada vez existen influencers más adultos que han logrado acaparar la atención de sus mismos rangos de edad, sobre todo, en sectores como gastronomía, deporte o las celebrities. Estos influencers generan gran credibilidad y transmiten confianza y cercanía, algo vital para las marcas.

En su libro ‘Vivir de las redes’ desvela consejos para convertirse en ‘influencer’. ¿Cuáles destacaría?

La constancia en la creación de contenidos y la dedicación que requiere prepararlos son clave.

Nadie se convierte en influencer de la noche a la mañana. Todo requiere un proceso y hay que tener paciencia, algo que no todos tienen y la frustración les hace abandonar antes de tiempo. La diferenciación dentro del sector al que te dedicas es otro aspecto vital. Si no, pasas desapercibido. Y, por último, la naturalidad y la credibilidad al transmitir tus contenidos. Si no crees en lo que haces, el efecto puede ser contraproducente para el creador y para la marca.

Xuso Jones o Carolina Iglesias están entre los nombres más conocidos. ¿Cuáles son las principales razones de su éxito?

Xuso y Carol son sin duda un claro ejemplo de trabajo, constancia y, sobre todo, de cómo ser únicos dentro de las redes, algo fundamental para triunfar. Han sido capaces de generar una vinculación tan fuerte con su audiencia gracias a su sinceridad y al hecho de ser ellos mismos, que les convierte, en no solo unos grandes creadores, sino en la nueva generación de comunicadores que ya tienen cabida en los medios tradicionales.

En su opinión, ¿hacia dónde camina el futuro del sector en España?

No tengo dudas de que el sector seguirá creciendo, evolucionando y consolidándose tanto en inversión, como en presencia en el mercado publicitario, pero, sobre todo, seguirá profesionalizándose, con audiencias cada vez más involucradas en apoyar a los creadores, mejores contenidos y de mayor calidad y con más marcas que confíen en esta industria.