El Cartier Cheich es un trofeo y un reloj. Se otorgaba a la persona que ganaba dos carreras consecutivas París-Dakar, lo que se conocía como el Desafío Cartier. Esta hazaña se creía imposible hasta que el piloto de motos belga, Gaston Rahier, ganó el París-Dakar en 1984 y en 1985, convirtiéndose en el primer y único ganador del Cartier Challenge. Su recompensa fue ser el único dueño de exclusivo reloj Cartier Cheich.

Este icónico reloj se enseñará al público por primera vez en cuarenta años en una subasta de Sotheby’s ParisLas ofertas en línea se abrirán el 16 de septiembre y la venta será el 30 de septiembre. Su precio estimado es de 200.000 a 400.000 dólares.

El Cartier Cheich es uno de los diseños más célebres y únicos de la marca. Fue creado para reflejar el espíritu del París-Dakar original, una agotadora carrera de 10.000 kilómetros que comenzaba en París hacia el sur del país, y luego a través del desierto del Sahara hasta llegar a Dakar, Senegal. La carrera estaba abierta a aficionados y profesionales en tres categorías: coches, camiones y motos. Terminar la carrera se consideraba un logro significativo. En los últimos años, el nombre del evento cambió a Rally Dakar y su recorrido se alteró debido a la posibilidad de ataques terroristas en los países por donde se pasaba y por la extrema dificultad del recorrido original.

El diseño Cheich

El Cartier Cheich fue diseñado por Jacques Diltoer, exdirector creativo de Cartier y Alain-Dominique Perrin, presidente de Cartier en ese momento. El diseño se inspiró en el logotipo del rally que presenta la silueta del rostro de un tuareg (una persona nativa del desierto del Sahara), que lleva un «cheich», o una pieza de tela tradicional que se coloca alrededor de la cabeza como protección contra el sol.

Se crearon cuatro modelos de este reloj. Los dos relojes Cartier Cheich originales se diseñaron en 1983 para un ganador masculino y uno femenino. El reloj masculino fue otorgado a Rahier, mientras que el femenino –más pequeño– nunca fue entregado porque no hubo otro ganador consecutivo de la carrera. Un tercero fue creado en 1985 para otro posible futuro campeón. 

El diseñador de Cartier, Alain-Dominique Perrin, ofreció una cuarta pieza a Thierry Sabine, quien fundó la carrera. Sin embargo, se cree que este reloj se entregó a Hubert Auriol, un famoso piloto de carreras de motos francés. Ese reloj ahora se considera perdido. La producción de los Cartier Cheich terminó en 1986 después de que Sabine muriera en un accidente de helicóptero en Mali causado por una tormenta de arena. Los otros dos relojes Cartier Cheich que se quedaron sin dueño actualmente permanecen en la colección de Cartier.

Si bien los cuatro relojes que se crearon como premio para los ganadores de la carrera compartían similitudes en su estética, cada uno tenía sus propios detalles. El Cartier Cheich que se subasta tiene una forma curva rodeada por el elaborado diseño cheich en oro amarillo, rosa y blanco, que representa el símbolo Cartier del amor, la amistad y la fidelidad. 

El reloj viene en su embalaje original: una caja de presentación hecha a medida en rojo, característico de Cartier. La tapa donde se guarda el reloj lleva tallada la inscripción «Trophée Paris Alger Dakar». El reloj apareció en Mónaco en julio de este año y se exhibirá en París antes de la subasta.