Costa Cruceros celebró en el puerto de Barcelona la ceremonia de bautizo del Costa Toscana, el nuevo barco de bandera italiana de la flota de Costa Cruceros, que permite descubrir «el arte de vivir el mar».

La madrina de este buque insignia de la línea de cruceros fue la cantante Chanel, representante de España en el Festival de Eurovisión 2022, que se unió al capitán del barco, Pietro Sinisi, para la ceremonia de corte de cinta en la que se rompió una botella en la proa del barco, según la tradición marítima.

Los conocidos Carlos Sobera y Flora González, que aparecieron en siete episodios de televisión de «cuenta atrás», grabados a bordo del barco y emitidos en los programas de Mediaset la semana previa, fueron los conductores de este evento en el que también se pudo disfrutar de la música del violinista italiano Andrea Casta.

Tras su actuación, la fiesta, a la asistieron celebridades españolas como «El Sevilla«, se trasladó a la popa del barco, en las terrazas de la Piazza del Campo, donde los invitados disfrutaron del «Molecule Show«: un impresionante espectáculo que consiste en un conjunto de trescientas esferas infladas con helio que elevaron a una acróbata sobre un trapecio, permitiéndole volar por el cielo de Barcelona y creando una dimensión etérea, mágica y flotante.

Después, la navegación del barco desde Barcelona a Valencia fue amenizada por Meduza.

Unidos por la «comida del futuro»

El aperitivo y la cena de gala fueron firmados por el chef español Ángel León, conocido como el «chef del mar», galardonado con tres estrellas Michelin en su restaurante Aponiente.

Con motivo del bautizo del Costa Toscana, Costa Cruceros y Ángel León, que es uno de los socios de Costa Cruceros junto a los chefs Bruno Barbieri y Hélène Darroze, refuerzan aún más su colaboración y continúan así su apuesta por sostenibilidad medioambiental.

De hecho, Costa está apoyando un proyecto pionero a nivel mundial a través de su Fundación: el desarrollo del «grano marino».

«Ciudad inteligente»

Costa Toscana es una verdadera «ciudad inteligente» itinerante. Gracias al uso de gas natural licuado, es posible eliminar casi por completo la emisión de óxidos de azufre (cero emisiones) y de partículas (reducción del 95-100%) a la atmósfera, al tiempo que se reducen considerablemente las emisiones de óxido de nitrógeno (reducción directa del 85%) y de CO2 (hasta el 20%).

El Grupo Costa fue el primero del mundo en el sector de los cruceros en utilizar gas natural licuado y actualmente cuenta con cuatro buques propulsados por esta tecnología: el AIDAnova, el Costa Smeralda, el Costa Toscana y el AIDACosma.

Además, el buque cuenta con varias innovaciones tecnológicas de vanguardia diseñadas para reducir aún más su impacto medioambiental:

  • Todas las necesidades diarias de agua se cubren con la transformación del agua del mar mediante el uso de desalinizadores.
  • El consumo de energía se minimiza mediante un sistema inteligente de eficiencia energética.
  • El 100% de la recogida selectiva y el reciclaje de materiales como el plástico, el papel, el vidrio y el aluminio se realizan a bordo.
  • La madera de mar que amuebla las islas del nuevo restaurante Archipiélago fue recuperada gracias a los «Guardianes de la Costa», el programa de educación ambiental para salvaguardar el litoral italiano promovido por la Fundación Costa Crociere. Además, por cada cena que se deguste en Archipiélago, Costa Cruceros donará parte de la recaudación para apoyar los proyectos medioambientales y sociales de la Fundación.

Carácter italiano

Los interiores del Costa Toscana son el resultado de un extraordinario proyecto creativo, comisariado por Adam D. Tihany, creado para realzar y dar vida a los colores y la atmósfera de esta maravillosa región italiana en un solo lugar.

El mobiliario, la iluminación, los tejidos y los accesorios son todos «Made in Italy», creados por 15 socios altamente representativos de la excelencia italiana.

En este sentido, la oferta a bordo está perfectamente integrada en este extraordinario contexto: desde el Solemio Spa, hasta las áreas dedicadas al entretenimiento; desde los bares temáticos, en colaboración con grandes marcas italianas e internacionales, hasta los 21 restaurantes y áreas dedicadas a la «experiencia gastronómica», incluyendo el nuevo restaurante Archipiélago, que ofrece menús creados para Costa por Barbieri, Darroze y León.

Para el disfrute de los más pequeños está el Splash AcquaPark, con su tobogán situado en la cubierta más alta, una nueva zona dedicada a los videojuegos, y el Squok Club.

El Costa Toscana representa el reinicio de la flota de Costa Cruceros, que operará diez barcos este verano.

En concreto, durante el verano de 2022, el Costa Toscana ofrece un itinerario de una semana haciendo escalas en algunas de las más bellas ciudades e islas del Mediterráneo Occidental, incluyendo dos escalas en España: Savona, Civitavecchia/Roma, Nápoles, Ibiza, Valencia y Marsella. Durante la temporada de otoño, Palma de Mallorca ocupará el lugar de Ibiza.

Costa Toscana permite a sus huéspedes descubrir los destinos incluidos en el itinerario con una gama excepcional de excursiones, explorando las tradiciones, los sabores y los colores más genuinos.

Vivir el mar

Casi 14 millones de europeos sueñan con hacer un crucero en los próximos 12 meses, según el estudio encargado por Costa Cruceros a Human Highway en Italia, España, Francia, Alemania, Suiza y Austria.

El mar parece ser el lugar favorito en todos los países, mientras que los ingredientes de las vacaciones ideales incluyen el descanso, el entretenimiento, la gastronomía y el descubrimiento de nuevos destinos.

En este sentido, Mario Zanetti, presidente de Costa Cruceros, ha asegurado que «debemos aprovechar este auge para promover un turismo más sostenible que respete el medio ambiente y valore las comunidades locales».

El directivo ha subrayado que «nuestro compromiso se expresa no sólo a través de buques tecnológicamente avanzados como el Costa Toscana, propulsado por gas natural licuado, sino también apoyando proyectos innovadores cuyo alcance va más allá del sector turístico, como el proyecto del chef Ángel León».