Rafael Nadal ha vuelto a hacer historia una vez más. Y ya son unas cuantas. Aunque esta tiene un sabor especial. El tenista español se ha proclamado campeón de Roland Garros por 14ª ocasión, disparándose con 22 Grand Slams como el tenista masculino con más ‘grandes’ de la historia. A sus 36 años, el manacorí ha vencido en la final al danés Casper Ruud (6-3, 6-3, 6-0), sellando un nuevo capítulo en la historia de un tenista que ya avecina el ocaso. Antes del partido de cuartos ante Djokovic, declaró que podría ser su última participación en el torneo parisino, y tras superar las semifinales contra un desafortunado Zverev, que tuvo que retirarse lesionado, el balear reconoció que aceptaría sin dudar una derrota este domingo a cambio de un pie nuevo y sano. Pero tratándose de Nadal, y más en una final de Roland Garros, cualquier contexto queda opacado por la leyenda del tenista que más veces ha levantado el título al cielo de la Phillipe Chartier, que recibió el 14º como si fuera el primero.

Desde que debutó como profesional en 2001, ha ganado más de 125 millones de dólares (107,6 millones de euros) gracias a los títulos que ha acumulado en la pista, según estima Forbes. En total, se calcula que Nadal ha acumulado más de 19 millones de euros gracias a sus victorias en Roland Garros.

De acuerdo a Forbes, Nadal fue el quinto tenista mejor pagado en el mundo en 2021, con unas ganancias totales, ese año de competición, de 27 millones de dólares (22,83 millones de euros). El mallorquín, además, ocupó el vigésimo séptimo puesto en la lista de los 100 deportistas mejor pagados del mundo 2020 de Forbes, con ingresos de 40 millones de dólares (34,5 millones de euros), pero en 2021 saltó más allá del quincuagésimo puesto.

Aparte de sus ganancias como tenista, Nadal recibe una gran cantidad de dinero por los patrocinios que tiene con marcas como Nike, Babolat, Richard Mille y Amstel, que le reportan entre tres y cuatro millones de dólares (de 2,6 a 3,5 millones de euros) por acuerdo.

¿En qué se gasta su dinero?

El tenista fundó hace 6 años el complejo deportivo, Rafael Nadal Academy en Manacor, su ciudad natal. En 2020 se llevó a cabo la ampliación de academia: la construcción de un pabellón cubierto que alberga tres nuevas pistas cubiertas de superficie rápida y siete pistas semicubiertas de tierra batida.

A Nadal le gustan mucho los coches, y es embajador de Kia, algo que le ha permitido tener al Kia Stinger GT dentro su amplia colección de coches. También tiene un Aston Martin DBS, un deportivo que aparece en la película de James Bond de 2006, Casino Royale, y cuyo precio va desde los 320.760 euros. Otros de sus coches conocidos son un Mercedes-Benz SL55, con un precio de partida de 129.300 euros, y un Ferrari 458 Italia, cuyo modelo más barato asciende a los 211.170 euros.

El tenista también es un gran admirador del mar y los barcos. En 2020, adquirió el 80 Sunreef Power Great Whiteun catamarán valorado en unos 5,5 millones de euros galardonado en la categoría Best Cat de la 33 edición de los premios Best of The Best que otorga la revista de lujo Robb Report. Hasta 2019, Nadal se transportaba en el Beethooven, una embarcación de 23 metros de eslora que puso a la venta por 2,6 millones de euros y por el que finalmente recibió algo menos 2,2 millones de euros.

Nadal, además, ha invertido su dinero en diferentes inmuebles. Tiene un chalet de 7.000 metros cuadrados valorado en 4,3 millones de dólares (3,7 millones de euros), ubicado frente a la casa de sus padres en Porto Cristo (Manacor, Mallorca). En 2012 adquirió una villa de lujo en República Dominicana, valorada en aquel momento en torno a 643.000 dólares (unos 495.000 euros de entonces), según El Mundo. Además, en 2017 compró un edificio inmobiliario del siglo XIX situado en el corazón de Madrid (General Castaños, 3) por 30 millones de dólares (25,8 millones de euros) a través de Mabel Capital, la compañía de inversión que gestiona junto a Manuel Campos Guallar y Abel Matutes Prats.

La filantropía también ocupa un espacio importante a la hora de invertir. El tenista creó la Fundación Rafa Nadal en 2008 junto a su madre, Ana María Parera, que ejerce de presidenta, para cultivar el deporte y la educación entre los niños. En 2018, Nadal también destinó 1,6 millones de euros a labores sociales para niños con falta de recursos. En ese mismo año, durante las graves inundaciones que asolaron Mallorca, donó un millón de euros –además de prestar trabajo manual– para asistir a los afectados.

Una leyenda en París

Deportivamente, Nadal ha demostrado que París es su escenario favorito: 14 veces ha jugado la final de Roland Garros y las 14 ha levantado el título. Su dominio del torneo a lo largo de toda su carrera se refleja en que, en sus 17 participaciones (incluyendo esta última en 2022) ha disputado 115 partidos y solo ha perdido 3, con 112 victorias hasta el momento, la mejor marca de un tenista en la historia de cualquier torneo importante. Además, esta superioridad se hace aún más notoria al analizar los partidos, en los que Nadal tiene un porcentaje del 91% de sets ganados sobre la arcilla de París (317 de 348).

Sus 14 Roland Garros le aúpan hasta los 22 Grand Slams como el tenista masculino más laureado de la historia, superando a Novak Djokovic y Roger Federer (20). El 22 ha llegado en su 30º final de un ‘grande’, siendo el segundo tenista más veterano de la historia en disputar la final de Roland Garros, solo superado por Bill Tilden (finalista en 1930 con 37 años). Nadal ocupa la zona noble de los mejores pagados merced a su gloriosa trayectoria, cimentada en una capacidad de superación que ha conquistado a millones de aficionados para siempre.