"¡Aquí está JOHNNY!" Shelley Duvall contra Jack y su hacha.

Una rara hacha de utilería que Jack Nicholson utilizó durante el rodaje de algunas de las escenas más memorables de la película de terror psicológico de Stanley Kubrick de 1980, El resplandor, se subastará.

Las ofertas mínimas comienzan en 50.000 dólares (46.300 euros), pero la casa de subastas Gotta Have Rock and Roll Auctions espera que el hacha alcance una oferta ganadora de entre 60.000 (55.560 euros) y 90.000 (83.340 euros)

Una de las escenas del hacha de El resplandor, en la que un trastornado Jack Torrance (Nicholson) atraviesa una puerta en una persecución mortal a su esposa (Shelley Duvall) y grita triunfante: “¡ Aquí está Johnny! ” (una frase casi ceremonial grabada en el inconsciente colectivo de los Estados Unidos de mediados del siglo XX), se ha convertido en una de las escenas cinematográficas más famosas en la historia de Hollywood.

El hacha viene en una caja de vidrio para exhibir en la pared, enmarcada con fotografías de la película y una placa. La puede ver aquí.

Gotta Have Rock and Roll Auctions le dijo a Forbes USA que cree que el hacha está hecha de espuma; es probable que sea uno de los pocos accesorios de hacha livianos que Nicholson usó para filmar escenas largas, como algunas de las tomas finales de la película en las que se muestra a su personaje con un hacha, cojeando a través del laberinto de setos de un hotel en medio de una ventisca despiadada.

Otro hacha de espuma que se usó durante el rodaje de El resplandor se vendió por 57.600 dólares el año pasado (53.340 euros), mientras que una de madera se vendió por 211.000 dólares (204.640 euros) en 2019.

Antecedentes históricos

El resplandor es ampliamente considerada como una de las mejores películas de terror de todos los tiempos. Basada en una novela de 1977 de Stephen King, la película sigue al aspirante a escritor Jack Torrance mientras lleva a su esposa e hijo a una estación de esquí vacía en Colorado para trabajar como cuidador del lugar. El aislamiento de Torrence, la batalla en curso contra el alcoholismo y las fuerzas sobrenaturales en el hotel que su hijo puede ver con las habilidades psíquicas del espíritu malévolo del hotel, hacen que la salud mental del personaje se desmorone con consecuencias violentas. 

El director Stanley Kubrick fue criticado el año pasado después de que Duvall le dijera al Hollywood Reporter que Kubrick trató de obtener una mejor actuación de ella durante la filmación aislandola en el set. Desde entonces, Duvall se retiró de la actuación y se mudó a Texas Hill Country.

148. Esa es la cantidad de grabaciones que se tomaron para una escena en la que el chef del hotel, Dick Hallorann, y el hijo de Torrence, Danny, discuten sus habilidades psíquicas antes de que Kubrick estuviera satisfecho. Tiene el récord de la mayor cantidad de repeticiones de una escena con diálogo, según Guinness World Records.