Este fin de semana se ha disputado la última carrera del Mundial de Fórmula 1 y los dos candidatos eran Lewis Hamilton (Mercedes) y Max Verstappen (Red Bull) que se llegaban empatados a puntos, algo que sólo ha ocurrido otra vez en la historia de la Fórmula 1: En el Gran Premio de Estados Unidos de 1974, entre Emerson Fittipaldi y Clay Regazzoni. El Mundial se ha resuelto en Abu Dabi, ciudad que ha recibido al Mundial en doce ocasiones. Hamilton era el favorito de muchos después de haber ganado siete campeonatos mundiales y tiene el récord de victorias de Fórmula 1 con 103, aunque Verstappen consiguió el triunfo y el título en la última vuelta.

De familia humilde, Hamilton se introdujo en el mundo del motor poco a poco. Empezó a los ocho años en los karts gracias a los grandes esfuerzos de su padre, que compaginaba cuatro trabajos a la vez. En 2007, con 22 años, llegó a la Fórmula 1 con el equipo McLaren. Entonces, su salario era de apenas 400.000 dólares (352.000 euros) más bonus por puntos. Pero su desempeño en la pista se vio rápidamente recompensado.

Esa misma temporada, firmó una renovación por 2,3 millones de dólares. Al año siguiente, se convirtió en el campeón del mundo más joven de la historia. Lo que le supuso una subida de sueldo hasta los 13,7 millones de dólares, que cobró cada año hasta 2012.

En 2013, cambió a su actual equipo, Mercedes, con un lucrativo contrato que rondaba los 40 millones de dólares. Desde su llegada a la escudería ha ganado seis mundiales hasta 2020. Según FORBES, es el octavo deportista que más ingresa del mundo y el piloto mejor pagado en Fórmula 1. Además, se encuentra en el puesto 40 de las 100 celebridades con mayores ganancias.

En 2021, tras unas complicadas negociaciones, el equipo alemán ha conseguido la renovación de su estrella para las dos próximas temporadas con un contrato de 147 millones de dólares por los dos años, que finaliza en 2023. Actualmente, según estima FORBES, su salario es de 70 millones de dólares y es también uno de los deportistas mejor pagados del mundo: se posiciona en el puesto ocho de la lista FORBES.

Además de piloto, Hamilton es dueño de su propio equipo: el X44, que compite en Extreme E de todoterrenos eléctricos. No sorprende que este haya sido el circuito elegido por el británico, la intención de este nuevo certamen es concienciar contra el cambio climático corriendo en sitios afectados como el Amazonas. Algo que Hamilton ha convertido en una de sus baneras.

La moda, su otra gran pasión

El piloto, apasionado de las joyas y de la ropa, es embajador de Tommy Hilfiger, firma con la que ha colaborado en la elaboración de algunas colecciones. La primera, Tommy x Lewis (2018), dejó boquiabierto a todo el mundo. Tanto que el propio Hilfiger aseguró: «Lewis es atrevido en todas las facetas de su vida, desde las carreras hasta los deportes de riesgo, pasando por supuesto por la moda».

Para la segunda, que salió en verano de 2019, el piloto ha querido inspirarse en su filosofía de vida: se trata de una línea vegana (como lo es él y su perro, Roscoe) cuidadosa con el medio ambiente. La empresa ecológica Sorona se ha ocupado de proporcionar los materiales de algodón orgánico, plumón vegano y botellas de agua recicladas. Otras marcas con las que ha colaborado ha sido Puma, Louis Vuitton, Off – White, Balenciaga y Yeesi.

Más allá de su faceta como diseñador, Hamilton también tiene acuerdos de patrocinios con marcas de moda. Representa a la firma suiza International Watch Company y algunos modelos de relojes han sido personalizados expresamente para el piloto, como el Top Gun Pilot de IWC, siendo este de oro amarillo, o el modelo Big Pilot Perpetual Calendar, de color burdeos, diseñado por el británico.

Sus inversiones inmobiliarias

Hamilton posee apartamentos y casas en todas sus ciudades favoritas. Recientemente, ha vendido una propiedad en una zona exclusiva de Manhattan, en Nueva York, en la que no ha llegado a vivir. Esta cuenta con 1.114 metros cuadrados y la transacción la ha cerrado por 49,5 millones de dólares (43,6M€). El ático se encontraba en un edificio del siglo XIX y contaba con cinco habitaciones, seis baños y dos aseos. Además, una terraza y un garaje. También tiene otro apartamento en la gran manzana que adquirió por 40,7 millones de euros.

En su país natal, concretamente al oeste de Londres, Lewis adquirió una villa con una mansión de 1860. Por otro lado, su residencia más estable está en Mónaco, si bien no se conocen detalles sobre su casa en el Principado.

Además, tiene una espectacular colección de coches valorada en 17,5 millones de dólares que incluye vehículos variados. El que más destaca es el Pagani Zona 760 LH que está personalizado para él y que tiene un valor de 1,8 millones de euros. Con él tuvo un accidente en 2015.

Dentro de la alta gama también se incluyen un Ferrari LaFerrari con un valor de 1,1 millones de euros y que alcanza los 350 km/h. Como piloto de Mercedes, los coches de la marca de la estrella no podían faltar. El Mercedes AMG Project One, modelo híbrido enchufable que aún no está a la venta, luce en su garaje y tiene un valor de 2,3M€. También cuenta con un Mercedes AMG SLS que ‘sólo’ vale 269.000€. El último coche de esta gama es una reminiscencia de su anterior equipo, el McLaren P1, que vale 2,3M€.

Como buen amante de los coches, no pueden faltar clásicos dentro de su colección. Un Shelby 427 Cobra de 1966 de 4,6M€ -el más caro de su colección- y un Ford Mustang Shelby GT500 de 887.000€ son las joyas que guarda.

Para completar su valioso garaje aparecen un Mercedes Maybach 6 (más de 180.000€), un Maybach S600 (217.000€), una moto Honda CVRF450RX (7.600€) y un buggy, el Maverick X3 (23.000€).

De la pista a la música y el cine

Como el propio Hamilton ha reconocido en multitud de ocasiones, la música es una de sus grandes pasiones y ya planea, tras su retirada, entrar de lleno en la industria. De hecho, lleva más de 10 años componiendo música e, incluso, bajo el seudónimo XNDA, en 2018 Lewis prestó su voz para el tema Pipe de Christina Aguilera. No se sabe con quién más ha podido colaborar, pero sí que tiene varias canciones compuestas y quién sabe si podría sacar algún disco pronto.

Parece que el cine es el siguiente paso en su trayectoria artística. Lewis está trabajando con Brad Pitt para desarrollar un nuevo proyecto que una sus dos mundos. Aunque se conocen pocos detalles, parece que incluirá a Joseph Kosinski en la dirección y a Jerry Bruckheimer como productor. Lo que es seguro es que la firma de Hamilton estará clara al tratarse de un filme de temática de coches, el segundo proyecto de Pitt en el género tras ‘Go Like Hell’.