En la década de 1970, el pensador francés Jean-François Revel publicaba un artículo de título rotundo y provocador: Buenas noticias: las malas noticias no son verdad. La frase de Revel, convertida en su día en eslogan de un optimismo liberal que por entonces (durante los peores momentos de la crisis del petróleo y en plena Guerra Fría) tenía muy mala prensa, podría aplicarse hoy al sector de la construcción en España, ese presunto enfermo que, pese a todo, goza de una salud de hierro.

En nuestro país se construye mucho y bien. Los datos recientes, pese al impacto negativo del covid-19 y la incertidumbre económica, dan pie a un prudente optimismo. Hay futuro y ya se perciben los brotes verdes. Según el informe Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa 2021, elaborado por PwC y Urban Land Institute (ULI) y publicado la pasada primavera, 44% de los agentes de la industria inmobiliaria asumen que sus inversiones van a seguir perdiendo rentabilidad a muy corto plazo, pero el 71% confían en una recuperación inminente que les permita reposicionar sus activos en los próximos años.

La España del futuro inminente se está construyendo ahora mismo, en estos meses de recuperación en que las grúas vuelven a ser una presencia habitual en nuestro paisaje urbano. Una vez más, Barcelona y, sobre todo, Madrid tiran del carro con contundencia, como corresponde a dos de las ciudades europeas con mayor atractivo para los inversores extranjeros: Madrid es la octava y Barcelona la decimotercera. Sin embargo, lugares como Málaga, Valencia, el País Vasco o Galicia están exhibiendo también un dinamismo notable.

Madrid, presente y futuro

En el entorno del madrileño Paseo de la Castellana se está alzando un coloso con inauguración prevista para el mes de septiembre. Se trata del espacio Caleido, la popular Quinta Torre del área de negocios capitalina. Un rascacielos de 36 plantas y 180 metros que va a convertirse en el séptimo edificio más alto de Madrid (el quinto de España) y cuyo diseño corre a cargo de los estudios de arquitectura Fenwick Iribarren y Serrano-Suñer.

Lleva en construcción desde abril de 2017 y ocupa parte del solar que dejó la demolición de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. Sus impulsores lo describen como el nuevo campus vertical de España, porque albergará a los más 6.000 alumnos de la IE University, con facultades de Arquitectura, Relaciones Internacionales, Derecho, Diseño o Administración de Empresa.

El campus va a incluir un auditorio, un polideportivo y una piscina de 25 metros. Todo, en un entorno vanguardista, óptimamente iluminado y en el que predominan los espacios diáfanos. Las plantas inferiores van a albergar también una clínica y una extensa área comercial con muchos restaurantes, mientras que las superiores permitirán a los alumnos de la universidad disfrutar de una insólita perspectiva de Madrid a vista de pájaro.

CALEIDO, UN RASCACIELOS DE 36 PLANTAS Y 180 METROS QUE SERÁ EN EL 7º EDIFICIO MÁS ALTO DE MADRID.

A muy escasa distancia, camino de Puerta del Hierro y del futuro distrito de Castellana Norte (cuyo desarrollo sigue en marcha y está previsto que se complete en 2044), se alza Skyline Madrid, el nuevo pórtico de la ciudad. 600 viviendas de uno a tres dormitorios distribuidas en dos imponentes torres de 100 metros de altura y 25 plantas. Un ambicioso proyecto de rascacielos residenciales con huerto urbano, gimnasio y piscina comunitaria en la azotea que ha superado ya el 50% de obra ejecutada y que se espera que esté listo en el segundo semestre de 2022.

Con esta audaz promoción, cuyo coste total supera los 200 millones de euros, el fondo de inversores hispano-suizo Stoneweg se ha propuesto contribuir a la plena recuperación de un entorno urbano, el del barrio de Tetuán, que durante años ha vivido de espaldas al resto de la ciudad, en una zona de transición entre el distrito de negocios y algunas de las zonas residenciales más pudientes. Diseñado por Julio Touza, de Touza Arquitectos, el complejo sigue la moderna tendencia de potenciar las áreas de convivencia y uso comunitario al incluir zonas ajardinadas, un amplio espacio de coworking e incluso una gastroteca.

Regeneración y puesta al día

Un proyecto cuyo arranque definitivo sí se ha visto afectado por el parón del covid ha sido el plan Renazca, que definitivamente echará a andar en 2022. Se trata de una intervención a muy gran escala sobre un espacio degradado, los más de 190.000 metros cuadrados de la manzana empresarial AZCA, todo un hervidero entre semana, por la gran cantidad de negocios que se concentran en ella, pero un hostil, inseguro y poco salubre desierto en noches y días festivos.

Diller Scofidio, Renfro, Bowman y B720 Fermín Vázquez Arquitectos se han propuesto transformar de manera radical este laberinto de pasadizos y galerías creando, en primer lugar, una pradera central que pueda albergar eventos al aire libre para hasta 10.000 personas. En torno a este espacio lúdico y de encuentro multitudinario se piensa crear un nuevo ecosistema urbano con plantaciones de especies autóctonas, una red de canales fluviales y una serie de elementos icónicos, como las esculturas ambientales Sol Permanente y un gran disco flotante de 22 metros bautizado como Sombra Permanente.

Más al sur, en el entorno de la plaza de España, se está completando el proceso de renovación del que hasta 1989 fue el edificio más alto de Madrid, las Torres de Colón. Este rascacielos de oficinas que alcanza los 117 metros, una de las obras más emblemáticas del arquitecto madrileño Antonio Lamela, estrenará en 2022 un nuevo aspecto, con la eliminación de sus tres plan-tas basamentales y la sustitución del remate superior en forma de enchufe por una nueva doble estructura rectangular de cuatro plantas.

El barcelonés Luis Vidal es el autor de esta intervención, que se pretende tan respetuosa como transformadora («la obra adapta las torres a la actualidad y recupera el espíritu innovador con que nacieron», ha declarado Vidal), pero que ha generado una cierta polémica, sobre todo debido al rechazo frontal de los herederos de Lamela, que consideran que no está preservando el «alma» del edificio.

Grandes iniciativas residenciales

En Barcelona, Becorp (la división de grandes inversiones inmobi-liarias de la familia Grífols), está completando el complejo residencial Barcelona Sants, que cuenta con 421 viviendas destinadas todas ellas a alquiler, en la que será una de las nuevas comunidades de arriendo más grandes de España. Los edificios, de planta circular, cuentan con 12 plantas residenciales y cerca de 4.000 metros cuadrados de zonas comunes, incluidas piscinas y zonas de relajación, cuidado corporal y coworking.

Más al norte, en el barrio de Poblenou, se está empezando a implementar el Plan 22@, un intento de reactivar la economía de esta área dedicada a la tecnología y la transformación digital. El proyecto impulsado por el ayuntamiento prevé la transformación en profundidad del espacio urbano conocido como 22@ Norte, un área de cerca de un millón de metros cuadrados situada por encima de la Diagonal. En ella se van a construir 15.800 viviendas y se dedicarán más de 10 hectáreas al desarrollo de nuevos ejes verdes. El plan incluye también el desarrollo de una nueva Milla Creativa en la calle Pere IV y de un gran espacio ecosostenible en Cristòbal de Moura.

A cien kilómetros de la capital catalana, Tarragona acaba de dotarse de un nuevo (y rotundo) icono vanguardista cuyas plantas superiores están ya a la venta. Se trata de The Kube Tarragona, un rascacielos residencial junto al espacio cultural Tabacalera y el barrio marítimo de El Serrallo. Con espléndidas vistas sobre el litoral mediterráneo, esta torre de 19 plantas va a ser el emblema de un nuevo entorno urbano que se prevé cosmopolita y dinámico. El proyecto, lanzado por Kronos Homes, lleva la firma del estudio creativo DNA Barcelona Achitects.

CON 421 VIVIENDAS, BARCELONA SANTS SERÁ UNA DE LAS COMUNIDADES DE ARRIENDO MÁS GRANDES DE ESPAÑA.

En Málaga, uno de los proyectos de mayor envergadura de los últimos años sigue en construcción y estará disponible en 2023. Se trata de los rascacielos residenciales AQ Urban Sky, también conocidos como Torres de Martiricos. Una comunidad vertical que va a albergar 450 viviendas en una superficie total de 78.000 metros cuadrados repartidos entre dos torres de 30 plantas. El barrio de Martiricos, en el moderno distrito de Palma-Palmilla, se está consolidado como una de las zonas más pujantes de la ciudad andaluza. En él acaba de inaugurarse el vistoso parque de Martiricos, un área ajardinada de cerca de 30.000 metros cuadrados.

El otro gran proyecto que va a potenciar el skyline malagueño son las Torres del Río, tres edificios residenciales de lujo en primera línea de mar (en pleno Paseo marítimo Antonio Banderas, la nueva milla de oro local) diseñados por Carlos Lamela. Las pérgolas de sus plantas inferiores y las terrazas ajardinadas en voladiza son dos de los detalles arquitectónicos que más llaman la atención del que va camino de ser uno de los principales atractivos de la fachada litoral oeste de la ciudad.

Excelencia y arraigo

En la Comunidad Valenciana, pocas iniciativas recientes resultan tan prometedoras como la del Barrio Avanzado Vinival, en la playa de la Patacona, municipio de Alboraya. Aún en fase de alegaciones, el proyecto de Estudio Herreros pretende transformar un polígono industrial en desuso en un barrio residencial de nuevo cuño.

El núcleo del nuevo vecindario serán las antiguas bodegas Vinival, un edificio que fue en su día premio nacional de arquitectura pero que en los últimos años presentaba evidentes signos de deterioro. A su alrededor, en un área de 124.000 metros cuadrados entre la huerta y el mar, se prevé crear una comunidad cohesionada y conectada con la cercana ciudad de Valencia, con viviendas de tipología muy variada, zonas de ocio y servicio, amplia oferta gastronómica, cultural y educativa, mercados populares y actividades marítimas.

A otra escala, pero con un alto estándar de excelencia arquitectónica, vale la pena destacar proyectos residenciales como el bloque de 35 viviendas 6×6 de la ciudad de Girona, obra del estudio Bosch.Capdeferro. En esta propuesta muy orientada a reducir la huella de carbono a lo largo del ciclo de vida completo del edificio (y que fue una de las premiadas en la reciente XV Bienal Española de Arquitectura y Urba-nismo), destaca el uso de paneles de madera contralaminada, que apor-tan organicidad, arraigo y belleza.

Sobria y compacta, pero también bella y armónica va a ser la Cooperativa de Viviendas 13 Rosas Resi-dencial, del estudio Carbajo Barrios Arquitectos, que se va a asentar en una de las parcelas de la antigua ermita de Santa Marta, en Santiago de Compostela. Se trata de un conjunto de 65 viviendas estructurado como un gran bloque en forma de U con patios comunitarios en su zona central. El proyecto fue premiado en 2019 por el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) en reconocimiento a «la serenidad de la composición, la sobriedad del lenguaje y el delicado uso de los materiales». Otro síntoma, en fin, del alto grado de rigor, responsabilidad y vitalidad con que se está constru-yendo ahora mismo en España.