Actuar sobre el ámbito I+D+i y la capacitación digital de la población. Eso propone David García Núñez, presidente de la asociación Madrid Capital Mundial de Construcción, Ingeniería y Arquitectura (MWCC), quien presume de ser abanderado de la ciudad (por lugar de nacimiento y espíritu). García Núñez cuenta con varios estudios de posgrado en Escuelas de Negocio de carácter internacional y, desde su punto de vista global, cree que nuestro país progresa adecuadamente en el Plan de Transformación Digital propuesto por el Ejecutivo.

En tan sólo año y medio, las seis principales constructoras nacionales (por contratación y facturación): ACS, Ferrovial, Acciona, entre otras, han creado un ecosistema del sector donde aglutinan universidades, aseguradoras, ingenierías, estudios de arquitectura, entidades financieras, fondos de inversión, empresas energéticas o de peritaje. Pretenden mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a través de las infraestructuras, con un proyecto de ciudad, Madrid, y de país, nacido para diseñar distintas herramientas y soluciones urbanas a través de las más de 120 entidades públicas y privadas que forman parte de la asociación.

«Nuestra red de infraestructuras digitales se sitúa entre las mejores del mundo, junto a empresas líderes en sectores tractores, ciudades modernas, además de una sociedad diversa, dinámica y ágil, capaz de adaptarse a los cambios», defiende García Núñez, que reivindica la situación de España a la hora de aplicar nuevas tecnologías a la gestión de la información y las políticas públicas. En la vocación pública y de ser-vicio al ciudadano cree (y mucho) este ingeniero de formación, tras más de 12 años desempeñando su labor como voluntario en el Samur-PC de Madrid.

Preguntado por todos aquellos que se encomendaban a la vacuna, a principios de año, para hacer frente a la caída histórica del PIB (11%), cree que nos encontramos inmersos en una perspectiva económica con una evolución creciente y positiva, tras la decisión del Banco de España de elevar su previsión de crecimiento de la economía española al 6,2% para este año y estimar un aumento del 5,8% en 2022. Si atendemos a todos los indicadores macroeconómicos, y los correlacionamos con la incidencia de las distintas variantes del covid, junto con el avance del proceso de vacunación y la ejecución de los proyectos bajo los fondos europeos, darían lugar, en su opinión, a un impacto positivo sobre el avance del PIB, en el promedio de 2022.

Desarrollo urbano sostenible y tecnológico

Es el momento de trabajar por transformar el país, apoyándonos en nuestro espíritu innovador y nuestro talento. «Considero que los fondos europeos y su implantación en proyectos nacionales y locales palpables, sumados a la entrada de una fase final del plan de vacunación, junto con acciones de colaboración público-privada, nos sitúan en una oportunidad única para posicionarnos bajo los valores de sostenibilidad, digitalización, resiliencia de nuestras infraestructuras, formación y transición energética«, explica el experto, sin perder el foco de su implementación en las ciudades.

Precisamente, los ecosistemas urbanos parecen encaminados al establecimiento de nuevos modelos de movilidad, donde el diálogo entre el ciudadano y el entorno (con más espacios para zonas verdes, prácticas deportivas o relaciones sociales) va a ser crucial. «Ciudades donde exista un reequilibrio territorial entre distintas zonas urbanas, con la digitalización como piedra angular del crecimiento», comparte García Núñez, quien pone como ejemplo Madrid Nuevo Norte, un espacio urbano que combina crecimiento social y empresarial.

«Quiero detenerme, de igual forma, en Distrito Madbit, un proyecto que cuenta con una inversión de entre 300 y 400 millones hasta 2025 para modificar las fachadas de los edificios, cambiar los sistemas de iluminación, actualizar las unidades de tratamiento del aire, implantar la geotermia o llevar a cabo distintos proyectos de descarbonización», señala el presidente de MWCC, cuyo objetivo es apoyar el proyecto de Madbit para obtener una smart grid (red eléctrica inteligente) y smart city, a lo largo de los próximos cinco años.

Incluido en la última lista de los 100 españoles más creativos en los negocios de FORBES, este experto pone de manifiesto la versatilidad, necesaria, por parte del talento patrio, pero también la necesidad de facilitar la financiación y el desarrollo de proyectos creativos. Una propuesta que cuesta materializarse en las distintas tomas de decisiones en las compañías. Sin embargo, en palabras de este graduado por el IESE-Universidad de Navarra en Liderazgo y Gestión Pública, por un lado, y Comunicación y Liderazgo, por otro —este último realizado en colaboración con la Harvard Business School—, no existe resistencia a la transformación dentro de las compañías, siempre que esta se produzca pareja al crecimiento de las mismas.

«Las empresas han apostado una parte de sus beneficios al desarrollo de avances tecnológicos y a nuevos procesos productivos que conlleven una diversificación de sus servicios», expone García Núñez, defensor del desarrollo de planes estratégicos, muy especialmente, que afecten a las pequeñas y medianas empresas, aquellas que «mayoritariamente tejen el sistema productivo español, y que requieren que el llamado reskilling profesional (la formación continua) sea aplicada a toda la estructura organizativa, posicionando así a la PYME en la vanguardia de la innovación», añade.