Viajar ha pasado de ser una actividad realizada con cierta regularidad a un acontecimiento esperado con deseo por su casi inexistente puesta en práctica. si 2020 nos privó de uno de los mayores placeres en cualquier época del año, el año actual nos devuelve parte de ese hábito con la ayuda de esta maison francesa. Sin exponernos a ningún peligro, Dior invita a hacer de cada día la oportunidad de ver mundo, de viajar a través de los colores, estampados y texturas.

La firma propone acabar el año de forma vibrante. Para ello, Kim Jones, director creativo de la línea masculina de Dior, propone pasar la temporada de frío inmersos en una colección de prendas y complementos muy viva y activa, tanto en colores como en estampados.

Cinco colores y una ferviente apuesta por el motivo Dior Oblique dan vida a la colección de la Maison pensada para el próximo otoño. En rojo, verde, amarillo, azul y negro, los complementos más reconocidos de la casa adquieren un atractivo exponencial para inundar de color los looks más neutros o subir un tono más los ya arriesgados.

Complementos de la colección Dior World Tour. Fotografía de Steve Harries.

La colección Dior World Tour es un viaje visual que incluye una serie de accesorios revisados para asegurar que se cumplen los requisitos que más se trabajan en la marca: actualidad, exclusividad y diseño. Esta colección cápsula de edición limitada también cuenta con una versión monocromática del motivo Dior Oblique. Las zapatillas B27 se reinventa en una original piel que refleja el tradicional savoir-faire de la textil francesa y su estuche para guardarlas está confeccionado en cuero.

La nueva propuesta de Jones se llena de energía para hacer de los meses más oscuros un momento de celebración sensorial para recuperar, de alguna manera, la alegría de conocer nuevos sitios (o nuevas formas de entender la moda).