¿Cuál era el patrimonio del duque de Edimburgo? ¿A quién ha dejado la mayoría de su fortuna ¿Están todos los miembros de la Familia real británica?

Dos meses después de la muerte del marido de la reina Isabel II se van despejando las incógnitas en torno a su herencia. 

Como era previsible la mayoría de sus bienes han pasado a su viuda, Isabel II. Una decisión que les permite ahorrarse el impuesto de sucesiones.

Según la ley británica, cuando la herencia pasa del consorte al soberano (como en este caso) o de soberano a soberano (de la reina Isabel al príncipe Carlos), están exentos de pagar al tesoro público el 40% de la fortuna que, según las estimaciones, sería de cientos de libras. 

Son estimaciones porque la cifra exacta del patrimonio que Felipe de Edimburgo amasó a lo largo de su vida es una incógnita. Algunos hablan de 30 millones de libras, otros de entre 10 y 12 millones, y el exministro Baker, en su libro Lo que la familia real no quiere que sepasreveló que la cifra era mucho mayor, de unos 44 millones de libras. 

Una parte de la herencia para tres de sus empleados

Sea cual fuere esa cantidad, además de la que le dejó a su mujer, el consorte le dejó una parte al personal de servicio que lo cuidó durante sus últimos años.

La reina Isabel II y el duque de Edimburgo en Ascot en una imagen de archivo de 2012. Getty Images.

Según ha revelado una fuente de Buckingham al diario británico Daily Mail, “A diferencia de oros miembros de la realeza, el príncipe Felipe ha sido muy generoso con los tres hombres que cuidaron de él. Se tratan de su secretario privado, el brigadier Archie Miller Bakewell, su paje, William Henderson, y su ayudante de cámara, Stephen Niedojadlo”. Todos ellos formaron parte de la comitiva que desfiló junto al féretro de Felipe de Edimburgo en su funeral en el castillo de Windsor, el pasado 17 de abril.

Miller Bakewell era su mano derecha desde hacía muchos años, mientras que Henderson y Niedojadlo se turnaban para estar con él en Wood Farm, la casa de campo de Sandringham que se convirtió en su residencia tras jubilarse en el 2017. Además, durante la COVID-19, estuvieron junto al matrimonio en el mismo castillo de Windsor.

Harry, dentro de la herencia

A diferencia de lo que muchos pensaban el duque de Edimburgo sí incluyó a su nieto, el príncipe Harry, en su herencia. 

El marido de la reina Isabel II no habría considerado un motivo de desheredación las polémicas declaraciones sobre la Corona vertidas por él y su mujer, Meghan Markle, en la entrevista con Oprah Winfrey. Tampoco el hecho de que Harry abandonase sus responsabilidades con la Familia real poco antes de su muerte.

Que Harry sea un beneficiario de la herencia de su abuelo, después de todo, ha molestado a los británicos. No obstante, quienes lo conocían, no se han sorprendido: «El duque de Edimburgo no era la clase de hombre que castiga a un nieto por portarse mal. Era un hombre muy justo, imparcial y encantador. Nunca le guardó rencor», declaró una fuente al Dailyi Mail.

En cuanto a los cuatro hijos que el duque de Edimburgo tuvo con Isabel II, tendrán la oportunidad de “coger lo que quieran” de su colección de 13.000 libros que se albergan en la biblioteca del Palacio de Buckingham. 

El papel de Lady Louise

Gran aficionado a los carruajes, duque de Edimburgo diseñó el suyo propio. El mismo que vimos en su funeral, en el que colocaron su manta, gorra y guantes, así como un bote de terrones de azúcar con el que el consorte daba de comer a los animales.

Un legado cargado de simbolismo que será para su nieta pequeña, Lady Louise, hija de los condes de Wessex, que ha heredado esta pasión de su abuelo.