Hace apenas un año comenzó el estado de alarma en España. La pandemia causada por el covid-19 puso en jaque a la sociedad española en muy pocos días, después de semanas observando desde la barrera cómo avanzaba el virus por el continente, por el planeta.

La lección aprendida ha sido dura. Más de 3,4 millones de españoles se han contagiado y 74.064 personas han fallecido. La economía, el sistema sanitario y las restricciones tienen a la sociedad en situación de constante incertidumbre.

“Es una crisis temporal y crónica. Es temporal porque el virus, con un alto precio en vidas lo vamos a vencer. Es crónica porque conviviremos con este virus, y con los que vengan, como lo hacemos con la gripe y otras enfermedades. ¿Cómo nos vamos a adaptar a estos tiempos?“, ha planteado Andrés Rodríguez, presidente, editor y director de Forbes España, en la apertura del Forbes Summit Healthcare 2021.

La pandemia, ha sido, sin duda, un catalizador del cambio. “Ha cambiado nuestra manera de ser”, señala Rodríguez, presidente y editor de Spainmedia. Con la entrada en vigor del estado de alarma, las empresas aceleraron la implantación de medidas como el teletrabajo o la digitalización de muchos de sus procesos. 

El sector sanitario no ha sido ajeno a esto. Las exigencias de distanciamiento social lo requerían así. “La revolución digital, en la que ya vivíamos, ha aprovechado el virus para ‘contagiarnos’ a todos. Y las consecuencias económicas de la nueva vida digital, que no era nueva, sino que estábamos retrasados en abrazarla no sabemos aún cómo cambiará nuestra vida”, ha apuntado.

La emergencia sanitaria también ha traído un gran hito científico: el desarrollo de una vacuna en tiempo récord. “En apenas nueve meses, lo que tarda un ser humano en nacer”, ha destacado Rodríguez. “La semana pasada se administraban 260 vacunas por minuto. Gran noticia, aunque sean pocas”. Sin embargo, este fármaco, “que salvará millones de vidas”, se administra desde comienzo de año a un ritmo desigual en países del primer mundo y del tercero.

Sobre la sanidad del futuro, el papel del sector privado y la necesidad de revisar aquello que dábamos por sentado respecto al sistema público, de las vacunas y cómo afrontará la sociedad y la economía una vida transformada por la pandemia se hablará en esta cuarta edición del Forbes Summit Healthcare.

Andrés Rodríguez, editor y director de Forbes, durante el discurso inaugural del evento.
Discurso completo de Andrés Rodríguez, presidente y editor de Spainmedia

Buenos días a todos los que nos escuchan en directo, y también a todos los que nos escucharán en diferido, en cualquier parte del mundo. Ayer estuve revisando nuestro mapa de audiencia y desde aquí quiero saludar a nuestra comunidad en México, en Estados Unidos, en Centro América, en Argentina, en Chile, Bolivia… y en el Norte de Europa.

Lejos de haberse empequeñecido por la pandemia, estos formatos en los que Forbes es pionero esta es la cuarta edición del Summit de Salud de Forbes—, se han hecho más grandes y más influyentes.

Es una pena que por primera vez ni la ministra de Sanidad, ni tampoco las autoridades autonómicas y municipales vayan a acudir hoy, a dar la cara por su gestión sanitaria. Da la sensación de que la política y las disputas partidistas están por encima de los pacientes, que también somos ciudadanos y desde luego votantes, y es una apuesta cortoplacista e irresponsable. 

Hace un año celebramos la tercera edición del Forbes Healthcare Summit ya con la pandemia aquí, totalmente descolocados, sin imaginarnos que perderíamos 74.064 compatriotas. Que nos contagiaríamos 3,4 millones de españoles —yo mismo he pasado el virus con mucha fortuna— y que en el mundo 2.740.000 personas han fallecido y 124 millones se han contagiado. Nadie imaginaba las consecuencias económicas de una enfermedad vírica que hasta entonces nos parecía un argumento de ciencia ficción.

Les contaré una anécdota. El 31 de enero del 2020 decidí revisionar Contagio, la película que narra el colapso de nuestra sociedad a partir de un virus como si se tratase de un juego macabro del destino. A mitad de película, saltó un aviso: se había confirmado el primer contagiado oficial en Gran Canaria, un turista alemán. 

Confieso que continúe viendo la película con la tranquilidad del espectador inconsciente, pensando que La Gomera estaba muy lejos y que el primer contagiado al no ser español, ni madrileño, no era problema mío. La palabra ‘pangolín’ parecía una de esos términos que uno se aprende para ganar al Trivial.

Un año después sabemos algunas cosas. Somos una sociedad mejor, pero el precio ha sido altísimo. Les daré algunos datos.

Es un hito sin precedentes que la ciencia haya conseguido desarrollar en apenas nueve meses lo que tarda un ser humano en nacer una vacuna que va a salvar millones de vidas. 

La semana pasada se administraban 260 vacunas por minuto. Gran noticia, aunque sean pocas. Desgraciadamente, hay países de primera, de segunda y de tercera. La administración de las vacunas está llegando al tercer mundo como todo le llega al tercer mundo, cuando nos sobra a los del primero. 

La pandemia ha cambiado nuestra manera de ser. La revolución digital, en la que ya vivíamos, ha aprovechado el virus para “contagiarnos” a todos. Y las consecuencias económicas de la nueva vida digital, que no era nueva, sino que estábamos retrasados en abrazarla no sabemos aún cómo va a cambiar nuestra vida. Piensen, por ejemplo, en el mercado de oficinas.

La medicina privada, no solo se ha digitalizado —ayer mismo vi que la medicina telemática ya aparecía en los dibujos animados de los Supersónicos, no se si se acordarán de aquellos dibujos de Hanna Barbera— sino que ya es cotidiana. La medicina privada se ha visto revitalizada con esta crisis. De eso hablaremos hoy. 

La sanidad pública, quizá no fuera la mejor del mundo. Siendo buena, buenísima, pero a lo mejor nos habíamos dormido en los laureles, pensando al ver a los asiáticos pisar Barajas con mascarilla que era una extravagancia.

Ahora sabemos que esta crisis es temporal y también crónica. Es temporal porque el virus, con un alto precio en vidas lo vamos a vencer. Es crónica porque conviviremos con este virus, y con los que vengan, como lo hacemos con la gripe y otras enfermedades. ¿Cómo nos vamos a adaptar a estos tiempos? Es lo que hoy planteamos en este Summit en el que Forbes quiere, como siempre, como lo hacemos 24 horas, 7 días a la semana, 365 días al año, en todos nuestros canales, para explicar cómo funciona este mundo a través de la economía.

Bienvenidos a esta cuarta edición del Forbes Summit Healthcare.