La crisis sanitaria generada por el covid-19 ha supuesto un cambio de paradigma en muchos aspectos, pero si uno destaca sobre los demás es el cambio en el acceso a la atención médica. La salud, siempre importante, se ha colocado como prioridad absoluta y los pacientes demandan un papel más activo en el control y seguimiento de su propio bienestar.

La digitalización en el ámbito de la salud y el aumento de herramientas enfocadas a la prevención y al autocuidado son algunos de los avances que están permitiendo alcanzar este objetivo. Pero aún quedan muchos interrogantes por resolver. ¿Estamos realmente preparados para pasar de la consulta presencial a la teleconsulta? ¿La tecnología contribuye a alcanzar la equidad en salud? ¿Cómo serán los hospitales del futuro? 

Para arrojar luz sobre estas cuestiones, Forbes España ha dedicado esta quinta edición de Forbes Summit Healthcare —celebrada el 21 de abril en el auditorio de El Beatriz en Madrid—, a analizar cómo la tecnología se está convirtiendo en una de las vías para transformar nuestro Sistema Nacional de Salud hacia uno más flexible y líquido.