Inspirado por el pasado de la relojería y la posibilidad de mover el cronometraje musical hacia el futuro, Ulysse Nardin presenta Blast Hourstriker, un nuevo e innovador reloj que rompe barreras en la tecnología del sonido.

Patrick Pruniaux, CEO de Ulysse Nardin, ha apostado una vez más por convertir el sonido en un elemento central del impulso de la marca, como ya lo hiciera Rolf Schnyder en la década de los 80.

Los relojeros de la Manufactura han optado por dejar visible el mecanismo de sonería por el lado de la esfera y mejorar aún más la relación calidad/potencia desarrollada gracias a un sistema de amplificación de alta tecnología incluido en el reloj Hourstriker Phantom.

Innovación por bandera

Ulysse Nardin ha escrito algunos de los mejores capítulos de la Alta Relojería y el Blast Hourstriker es uno de ellos.

Para lograrlo, los ingenieros y relojeros de la firma suiza han desarrollado el Calibre UN-621 equipado con un tourbillon volante, de forma que se garantiza un funcionamiento óptimo y dotado de precisión a este primer movimiento de sonería automático de manufactura íntegramente desarrollado por Ulysse Nardin.

Cuando el delantero está encendido, el ballet mecánico que hace sonar el reloj es visible cada hora y cada media hora, pero incluso su activación ocasional es igual de hermosa. Al presionar el botón ubicado a las 10 horas, se activa el mecanismo, impulsado por un barrilete especialmente dedicado. El contador de horas y el regulador de inercia comienzan a girar; los martillos, visibles en una abertura hecha a las 12 horas, golpean el gong, cuya forma ha sido sutilmente trabajada para sortear la jaula del tourbillon volante.

Finalmente, para garantizar el sorprendente rendimiento acústico del explosivo Hourstriker, este movimiento incorpora una membrana de titanio desarrollada en colaboración con Devialet, empresa francesa que revoluciona el sonido de alta fidelidad con sus altavoces de lujo –cofundada por un descendiente directo de la familia Ulysse Nardin– con la que colaboró en 2019 en el desarrollo de la palanca de torsión utilizada en el Classico Hourstriker Phantom.

Extraordinario, por dentro y por fuera

Un mecanismo excepcional necesita una caja excepcional. Por eso, Ulysse Nardin decidió recubrir un movimiento inspirado en el poder de la naturaleza en un diseño inspirado en una poderosa máquina hecha por el hombre: el avión furtivo.

La caja, que luce un diseño acorde con las espectaculares prestaciones del Hourstriker Blast, se inspira en los aviones espía, con una estructura geométrica cuyas facetas juegan con la luz para subrayar las cualidades enérgicas y modernas de sus líneas.

Para permitir que realmente resuene el sonido del Blast Hourstriker, la distintiva caja Blast de 45 mm combina una carrura de titanio DLC negro, cubierto con una capa de oro rosa 5N de 18 kt, para mejorar la acústica.

Para silenciar este imponente reloj, hay que activar el pulsador ubicado a las 8 horas en la carrura, y luego marcar la posición «Encendido» o «Apagado» al extremo de la aguja del selector de funciones situado a las 8 horas.

X, marca de la casa

Este novedoso reloj de formas futuristas que reinterpretan la artesanía tradicional de la relojería se ha estampado con la ahora icónica X asociada con la última generación de relojes de la marca.

El perforado doble en X característico de la línea Blast en el fondo de caja de oro rosa también garantiza la seguridad de la sensible membrana Devialet, que, una vez en acción, actúa básicamente como un altavoz de alta fidelidad, liberando y amplificando el sonido del gong.

El Blast Hourstriker va acompañado de tres correas que permiten explorar las diferentes personalidades. La opción de terciopelo impermeable negro de alta tecnología enfatiza su aerodinamismo, mientras que el aligátor resalta su lado más sofisticado. Además, también está disponible una correa de caucho para este modelo.

Y recuerda: elijas la que elijas, el Blast Hourstriker está hecho para ser escuchado, no para ser visto.