Pocas cosas hay más divertidas que intentar averiguar qué reloj lleva una persona. En el caso del que luce invariablemente (no le hemos visto otro) Victoria Federica de Marichalar y Borbón, la segunda hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, no hay duda: es un Rolex. Ahora bien, ¿cuál de todos?

La sobrina de Felipe VI derrocha estilo en cada una de sus apariciones públicas. La última ha sido este fin de semana en una boda, la de la hermana de su mejor amiga, Patricia Laffón, con Charles Sans-Arcidet, en Sevilla. Allí se ajustó un vestido de tirantes de Adriana Iglesias y lo combinó con un llamativo brazalete dorado con forma de reptil y con el reloj que lleva siempre desde que saltó a la palestra.

No suele ser habitual ver a las famosas vestidas de fiesta y con reloj. Por eso aplaudo a la joven y a su elección. Que, además, le queda de cine. Analicemos ahora el reloj en cuestión, que si bien no se muestra con nitidez en las fotografías consultadas, intentaré aproximarme a él por descarte.

Empecemos por el elemento más obvio, el brazalete. Con tres filas de eslabones planos alargados (una pieza grande en el centro y dos más delgadas a cada lado), es un Oyster. En alguna imagen me ha parecido que es bicolor, esto es, que combina oro en las piezas centrales y acero en las laterales. En este caso, diría que el oro es amarillo.

El brazalete Oyster suele acompañar a los modelos profesionales (los más deportivos) de Rolex, sobre todo al Submariner, al Explorer y al GMT-Master, aunque también se ve con algunos clásicos, como el Datejust, el Day‑Date y el Sky‑Dweller. Se cierra con cualquiera de las hebillas de la marca: Oysterlock, Oysterclasp y Crownclasp, e integra el sistema de extensión rápida Easylink.

También resulta evidente que el bisel, ese anillo que sujeta el cristal a la caja y rodea la esfera, es abombado, y no estriado (muy propio de la firma de la corona y solo disponible en los modelos en oro o platino). No parece que esté decorado. Este tipo de bisel se encuentra en los Air-King, Day-Date, Datejust, Explorer y Milgauss.

El cristal de zafiro que protege la esfera cuenta con una lente Cyclops, la lupa que se ubica sobre la ventana de la fecha a las 3 h en la mayoría de los modelos de Rolex con fecha. Todo un sello distintivo de la casa, amplía los números 2,5 veces, aproximadamente, lo que facilita la lectura. Se introdujo por primera vez en 1953 en un modelo Datejust. Ya nos vamos acercando…

La esfera cuesta más distinguirla, la verdad. Intuyo números romanos en vez de arábigos, de índices y de diamantes, pero no lo tengo claro al cien por cien. No obstante, el análisis nos lleva hacia un Rolex Datejust bicolor, posiblemente de 36 mm (parece que Victoria Federica tiene una muñeca fina, y el reloj la cubre casi en su totalidad).

Y la esfera, ¿es blanca o plateada? Imposible comprobarlo sin acercarnos. Pero aquí va mi apuesta: se trata de este Rolex Datejust 36 automático bicolor con esfera blanca y números romanos. Es el Rolex por excelencia, un Oyster Perpetual con fecha que habla del clasicismo de su dueña. Su precio es de 10.700 euros y pertenece a la colección actual de la enseña. Ruego a la interfecta que se ponga en contacto conmigo si me he equivocado. Gracias.