Getty Images

La mujer juega un papel fundamental en el crecimiento y la evolución del mundo. Así lo asegura Kamala Harris, la vicepresidenta los Estados Unidos y segunda de a bordo en el gobierno de Biden, quien en el Foro Generación Igualdad del pasado 30 junio se encargó de resaltar la importancia de la voz y del voto femenino para el buen devenir de la democracia en el mundo.

Por videoconferencia y con ánimo de cooperación, Harris asistió a esta cumbre organizada por el presidente francés, Emmanuel Macron, dedicada a la igualdad en el conjunto de disciplinas. Allí dio rienda suelta a un discurso necesario y activista: visibilizar el problema de privar a las mujeres de la libertad de expresión, también de voto. Las mujeres deben luchar por sus derechos y tienen que saber que Estados Unidos está con ellas en esta batalla.

Siempre a favor de la democracia, Harris ve en la libertad de expresión y de voto femenino una herramienta de fortalecimiento democrático, no sólo en su país natal, sino en todo el mundo. «La democracia está en peligro en todos los países. Si queremos que esto cambie, hay que luchar por ello. Hay que reforzarla a través de la igualdad de género, permitiendo que las mujeres cuenten con todas las libertades para expresarse», aseguró la 49 vicepresidenta de los Estados Unidos.

Y esa es la verdad: la democracia es más fuerte cuantas más personas participen en ella y más débil cuando la gente se queda fuera. Un mensaje difundido por esta vicepresidenta que, desde que asumiera su cargo en enero de 2021, busca revitalizar la asociación de Washington con ONU Mujeres, el organismo de la Naciones Unidas dedicado a la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer; así como un apoyo constante y sin excepciones propio y del gobierno de Joe Biden al colectivo de la mujer.

La intervención de Harris coincidió en tono y argumento con el de Melissa Gates, firme defensora de la involucración femenina en la toma de decisiones, ya que «las mujeres no sólo deben tener un asiento en la mesa, sino que deben estar en todas las salas donde se discuten políticas y decisiones», recalcó Gates, quien aseguró que la Fundación Gates donaría 2.100 millones de dólares en reforzar la igualdad de género.

Dos mujeres unidas por la defensa de la mujer y por la firme intención de acabar con la desigualdad de género que luchan, una desde la política y la otra desde el ámbito popular, por hacer de la democracia un hábitat que acoja a todos los individuos con independencia de ser hombre o mujer.