Con una fortuna estimada en 5.600 millones de euros, la primogénita de Amancio Ortega, fundador de Inditex, es la segunda persona más rica de España. Sandra Ortega, entre otros negocios, tiene invertido parte de su dinero en PharmaMar, el grupo farmacéutico que se ha disparado en Bolsa por la publicación de datos que avalan la eficacia de dos de los medicamentos en los que trabajan. Uno de ellos contra un tipo de cáncer de pulmón  y otro que tiene una potente eficacia para reducir la carga viral de los enfermos afectados por la covid-19.

En 2002 y bajo la presidencia de José María Fernández de Sousa, Sandra Ortega comenzó a invertir en la farmacéutica junto con su madre, Rosalía Mera. Por aquel entonces, tan solo un año después de que la empresa saliese a bolsa, compraron un 4% de las acciones.

Desde el pasado mes de diciembre, la hija del fundador de Inditex es la representante del Consejo de Administración de PharmaMar y posee un 5,01% de las acciones a través del grupo empresarial Rosp. Corunna.

Otros proyectos sociales

También a través de Rosp. Corunna, Ortega gestiona sus participaciones industriales. Entre las carteras de inversión se encuentran participaciones en la cadena de hoteles Room Mate, que durante la primera hora del covid convirtió dos de sus hoteles en hospitales medicalizados. Además, Sandra donó 1,1 millones de mascarillas  y consiguió pantallas y trajes de protección para los sanitarios.

Entre sus proyectos sociales también se encuentra la dirección de grupo de empresas de economía social Trebore S. L., una iniciativa de la Fundación Paideia Galiza, que se creó en el año 2000 como alternativa para el empleo de colectivos en desventaja social.

Además, Sandra preside la Asociación de Desarrollo Local DELOA, una asociación sin ánimo de lucro creada para promover el desarrollo del territorio sobre el que actúa y constituir un foro de debate continuo sobre los problemas de la zona.