Neverland, el rancho de Michael Jackson ubicado en California, ha sido vendido por una quinta parte de su valoración hace cinco años a Ron Burkle, según informa The Wall Street Journal.

En concreto, el multimillonario estadounidense ha adquirido la propiedad por cerca de 22 millones de dólares (algo más de 18 millones de euros). Una cantidad muy alejada de los 100 millones de dólares (82 millones de euros) en los que estaba valorada hace cinco años.

El rey del pop convirtió su enorme mansión en un refugio temático de cuento de hadas, con ferrocarril de juguete, noria y orangutanes, y escribió allí algunos de sus principales éxitos.

Pero este aparente idílico lugar también fue el lugar al que el cantante invitaba a los niños a visitarlo y a dormir, y escenario de supuestos abusos sexuales de menores, de acuerdo con acusaciones en su contra. Tras la muerte de Jackson, fue rebautizado en 2009 como Sycamore Valley Ranch.

Antiguos conocidos

Burkle, que había trabajado para Jackson en el pasado como asesor en asuntos comerciales, volaba sobre la región recientemente para explorar una propiedad vecina, susceptible de albergar una nueva sucursal de su red de clubes privados Soho House, cuando avistó el rancho y decidió contactar con su dueño, según ha detallado su portavoz.

Jackson habría pagado 19,5 millones de dólares (unos 16 millones de euros) por la propiedad en la década de los 80. El cantante, muy endeudado, vendió la propiedad a la firma de inversiones Colony Capital de Thomas Barrack Jr. por 22,5 millones (18,5 millones de euros) el año previo a su muerte.

La finca de 1.100 hectáreas, ubicada a 65 kilómetros de Santa Bárbara, cuenta con una casa principal con seis habitaciones y tres casas de huéspedes, un lago con una cascada, canchas de tenis, varios graneros e instalaciones para refugio de animales.