Donald Trump, maestro de la reinvención, tiene un nuevo título: emprendedor tecnológico. Es una exageración para el hombre de 75 años, que ni siquiera usa el correo electrónico y prefiere garabatear notas irregulares con un marcador. Pero no le importa lanzarse a empresas en las que tiene poca experiencia previa, y este trabajo debería resultar mucho más lucrativo que la presidencia. De hecho, ya ha aumentado su patrimonio neto en 430 millones de dólares (396 millones de euros), según nuestras matemáticas, ayudando a elevar su fortuna de 2,4 mil millones de dólares (2,21 mil millones de euros) hace un año a 3 mil millones de dólares (2,76 mil millones de euros) en la actualidad.

Expulsado de Twitter, el expresidente anunció en octubre que estaba creando su propia plataforma de redes sociales, Truth Social, a través de Trump Media and Technology Group, que utiliza como dirección su club de Palm Beach, Mar-a-Lago, que está apreciando rápidamente. La aplicación estuvo disponible en febrero. Trump ahora tiene 835.000 seguidores, menos del 1% de su total anterior en Twitter. Solo ha publicado una vez: “Prepárate. ¡Tu presidente favorito te verá pronto!”.

A los inversores no parece importarles. Trump Media planea fusionarse con un SPAC que los comerciantes minoristas están comprando como locos, aumentando sus acciones de 10 dólares (9,21 euros) a más de 50 dólares (46,05 euros). Según las pistas enterradas en los documentos regulatorios, Trump probablemente posee al menos el 50%. Estimamos el valor de las acciones que Trump debería recibir eventualmente en 10 dólares (9,21 euros) cada una, lo que refleja la tasa de descuento que un puñado de inversores de dinero inteligente acordaron pagar recientemente para entrar en el frenesí.

Dado que el acuerdo no se ha concretado, el expresidente no puede vender sus supuestas acciones en el mercado abierto hoy. También hay algunas dudas sobre si la fusión se llevará a cabo. Tanto la Comisión de Bolsa y Valores como la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera están investigando el acuerdo. En pocas palabras: el SPAC es una buena noticia para Trump, pero no es algo en lo que deba confiar todavía.

Lee aquí La lista de las personas más ricas del mundo.