MacKenzie Scott, la exesposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos, está regalando su fortuna más rápido que cualquier multimillonario en los tiempos modernos. Pero, a pesar de sus prodigiosas donaciones, sigue siendo la cuarta mujer más rica del mundo, según la 36.ª lista anual de multimillonarios del mundo de Forbes, detrás de la heredera de L’Oreal, Francoise Bettencourt Meyers, la heredera de Walmart, Alice Walton, y la heredera de Koch Industries, Julia Koch.

No es que sus miles de millones en donaciones rápidas no estén pasando factura. Scott tiene un valor estimado de 43,6 mil millones de dólares (40,05 mil millones de euros), 9,4 mil millones de dólares (8,63 mil millones de euros) menos, o un 18%, desde el año pasado.

Scott se convirtió en multimillonaria en 2019 después de que Bezos le transfiriera una cuarta parte de sus participaciones en Amazon, 19,7 millones de acciones, como parte de su acuerdo de divorcio. Fue la 22.ª persona más rica del mundo en 2020 (con un valor de 36.000 millones de dólares —33.225 millones de euros—) en ese momento) y la 22.ª más rica en 2021 (53.000 millones de dólares —48,92 mil millones de euros—). Ahora, ella ha caído al trigésimo lugar más rico.

La caída en la fortuna de Scott puede explicarse en parte por una caída del 3% en el precio de las acciones de Amazon. Eso representa un poco menos del 15% de la disminución de su patrimonio neto. El factor mucho más importante: ha donado una cantidad sin precedentes de 12.500 millones de dólares (11,54 mil millones de euros) a más de 1.250 organizaciones en menos de dos años. Ocupó el quinto lugar en la lista de Forbes de 2022 de los mayores donantes de por vida, detrás de filántropos como Bill y Melinda Gates y Michael Bloomberg, que han estado donando durante décadas.

En total, Forbes estima que Scott, quien prometió regalar la mayor parte de su riqueza, ha redirigido 4,75 millones de acciones de Amazon, casi una cuarta parte de lo que recibió en el divorcio, hacia causas benéficas.

Ha colaborado con organizaciones de base más pequeñas y redes sin fines de lucro más grandes y establecidas que abordan temas relacionados con la igualdad de género, la justicia racial, los derechos reproductivos, las artes y más. Cada donación sigue más o menos la misma coreografía. Las organizaciones sin fines de lucro reciben una llamada en frío o un correo electrónico de alguien del equipo de Scott. (Algunos destinatarios pensaron que las propuestas misteriosas eran estafas). Una vez finalizada la donación, las organizaciones pueden gastar el dinero como mejor les parezca. Para muchos, la donación de Scott ha sido la suma más grande que jamás hayan recibido.

Cuando nuestro equipo de donaciones se enfoca en cualquier sistema en el que las personas tienen dificultades, no asumimos que nosotros, o cualquier otro grupo en particular, podamos saber cómo solucionarlo. No abogamos por políticas o reformas particulares”, escribió Scott en una publicación de blog de marzo sobre su filosofía de donación, revelando que había otorgado 3,86 mil millones de dólares (3,56 mil millones de euros) a 465 grupos desde junio de 2021.

Su donación individual más grande hasta la fecha, anunciada el mes pasado, fue a Hábitat para la Humanidad por 436 millones de dólares (402,41 millones de euros). Se dividirá entre sus 84 organizaciones afiliadas. También hizo donaciones este año al Boys and Girls Club of America (281 millones de dólares —259,35 millones de euros—) y Planned Parenthood (275 millones —253,81 millones de euros—).

Chong-Hao Fu, director ejecutivo de Leading Educators, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva Orleans, le dice a Forbes que recibió un correo electrónico de Bridgespan Group, una firma de consultoría que trabaja con Scott en su filantropía, en nombre de un donante «no revelado» el verano pasado. Meses después, justo cuando Fu estaba a punto de subir al escenario y hablar en una conferencia, recibió una llamada informándole que Scott planeaba donar 10 millones de dólares (9,23 millones de euros) a Leading Educators, la donación individual más grande en la historia de la organización sin fines de lucro. “Literalmente estaba llorando en el lobby de ese hotel porque significaba que nuestros planes de expandirse para crecer realmente se harían realidad”, dice. Leading Educators brinda capacitación de desarrollo profesional para maestros, y Fu dice que ahora podrá duplicar su alcance en los próximos tres años.

Scott es notoriamente reservada sobre su operación: no tiene un sitio web con información de contacto y no habla con los medios. Tampoco tiene una base, así que las organizaciones que quieren dinero no pueden llenar una solicitud de financiamiento. En diciembre, anunció que ya no daría a conocer sus donaciones para desviar la atención de sí misma y de su riqueza. Pero rápidamente cambió de rumbo y reveló que ha estado trabajando en un sitio web con una base de datos de búsqueda de subvenciones. Hasta entonces, permitirá que organizaciones individuales publiquen comunicados de prensa anunciando que han recibido una donación mientras publica una lista de destinatarios en su página de Medium una o dos veces al año.

Lee aquí La lista de las personas más ricas del mundo.