Sandra Ortega, la segunda persona y la mujer más rica de España con un patrimonio de 6.300 millones de euros, está inmersa en la venta de su participación en Room Mate, que asciende al 30% del capital.

Breixo Inversiones –sociedad constituida en 2001 como una sicav y transformada en una sociedad de inversión libre en 2009– ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que se ha producido “un movimiento de capital que ha supuesto una disminución del capital en circulación de un 29,27%”.

Cabe destacar que, a cierre del tercer trimestre del año, esta sociedad contaba con un patrimonio de 305 millones de euros, por lo que la reducción rondaría los 90 millones. Con fecha de operación de 30 de septiembre, la liquidación se realizará este 25 de noviembre. Así pues, dada la magnitud de la operación se ha materializado totalmente casi dos meses después.

La hija del fundador de Inditex, Amancio Ortega, es la presidenta de Breixo Inversiones, gestionada por JP Morgan, y como consejeros a José Antonio Fresnedo y Felix Marco Carballeira, ejecutivos de confianza de Rosp Corunna, su holding inversor.

A finales del pasado ejercicio, Breixo Inversiones contaba con un patrimonio superior a los 290 millones de euros y registraba unos beneficios de 22,5 millones, lo que supone un 75% más que en 2019, cuando obtuvo 12,8 millones, según apunta el portal de información económica Economía Digital, que subraya que en lo que va de año, el patrimonio que maneja esta sociedad se habría incrementado en más de un 5%.

Otros movimientos en 2021

Este no es el único movimiento que la empresaria ha realizado en los últimos meses. Ortega retiraba el pasado mes de julio 82,3 millones de su sicav española, Soandres de Activos.

El holding inversor de la empresaria, Rosp Corunna, reducía en un 24,79% el capital en circulación de la sociedad de inversión. Un movimiento que se producía en medio de una reestructuración de las inversiones de la mujer más rica de España.

En esta ocasión, no era la primera vez que la empresaria reducía el capital de su sicav, de la que controla el 99,6% a través de Rosp Corunna –los otros 119 accionistas tienen entre todos el 0,4% restante–. Fue en diciembre de 2006 la primera vez que decidió retirar un 30,28% del capital de la sociedad.