Es lugar común decir que quien hereda de un padre rico es rico para toda la vida. Pero en el caso de los multimillonarios no siempre es así. Deben ganárselo día a día. Y no es fácil. Los emprendedores de éxito presionan duro y este año los empresarios de energías renovables han desplazado a algunos de los herederos de familias ricas tradicionales con varias generaciones a sus espaldas.

Basta un dato. De los 100 españoles más ricos, sólo 26 pueden considerarse emprendedores de primera generación, pero acumulan el 57% de la riqueza: 85.850 millones. Su patrimonio supera a la fortuna de los ricos de segunda generación (53 nombres con 53.025 millones) y es muy superior a la de las generaciones tercera y siguientes: 21 personas con 12.125 millones.

Entre los emprendedores destaca —y condiciona las cifras— Amancio Ortega (67.000 millones), que de joven empezó a trabajar en una tienda de camisas y desde 2001 lidera los ranking de FORBES tras colocar Inditex en Bolsa.

En segunda generación destaca Sandra Ortega, la hija de Amancio Ortega y de su exmujer Rosalía Mera, con 6.300 millones. Ella es un ejemplo de grandes herederos que han tomado las riendas de sus propios negocios. Tras heredar de su madre las acciones de Inditex en 2013, constituyó el holding Rosp Corunna y, al igual que su padre, diversificó sus inversiones en distintos sectores; entre ellos, el hotelero y el inmobiliario. Sandra Ortega tiene un 31% de Room Mate Hotels, la cadena hotelera presidida por Kike Sarasola. También ha invertido en el proyecto de un nuevo hotel de la cadena Bvlgari en París. Pero la crisis del turismo de los dos últimos años ha provocado pérdidas en Room Mate y ha enfrentado a Ortega con su gestor de inversiones.

Ricos por apellido

Los ricos de toda la vida constituyen la segunda y también la tercera y sucesivas generaciones. La segunda generación suele incluir a herederos que han recibido su patrimonio y se ponen al frente para hacerlo crecer, aunque también hay otros que llevan una gestión más pasiva. En estas familias, los nuevos titulares de la fortuna familiar suelen tener participaciones más diluidas y, en muchos casos, no toman parte activa en la empresa o están en segundos puestos.

Muchos de ellos, incluso no aparecen en la lista de Los 100 españoles más ricos, pero sus familias están entre las más poderosas del país. Los Serra Farré gestionan la aseguradora Catalana Occidente y ocupan el decimocuarto puesto entre las mayores fortunas familiares con 2.300 millones. Pero el clan se divide en dos familias: los Serra y los Juncadella. En el caso de los primeros, las acciones se reparten entre las ramas Serra Farré, Serra Calderón, Enrich Serra y Halpern Serra. Ninguno de ellos aparece a título individual entre los cien españoles más ricos. José María Serra y su hermana, Assumpta, superan ligeramente los 200 millones cada uno, mientras que los hermanos Marta y Víctor Enrich están ligeramente por debajo.

Los Juncadella (400 millones), una de las familias históricas de Cataluña, se han refugiado en Catalana Occidente tras el cierre de sus más emblemáticas posesiones textiles, Industrias Burés y Coma Cros, el siglo pasado. Entre sus figuras socialmente más reconocidas está la escritora fallecida Mercedes Salisachs, casada con José María Juncadella Burés. La dispersión de la fortuna de esta familia es también muy alta y la valoración de Javier Juncadellas apenas se acerca a los cien millones.

Así son los ricos

Por origenM€
Emprendedores2685.850
Herederos con iniciativa6360.025
Herederos115,125
Financiación principalM€
Bolsa47114.550
Privada3622.675
Inversiones1713.775
GeneraciónM€
1ª Generación2685.850
2ª Generación5353.025
3ª Generación2112.125
GéneroM€
Hombres / riqueza media751.682
Mujeres / riqueza media25994
TotalM€
Españoles más ricos100153.425

El clan Gómez-Trenor

En Valencia, el segundo apellido económicamente más poderoso es Gómez-Trenor (decimoséptimo puesto, con 1.800 millones). Su fortuna procede de Empresas Comerciales e Industriales Valencianas (Ecivsa), segunda accionista de Coca-Cola Europacific Partners (CCEP), sólo por detrás de los Daurella. CCEP es la mayor embotelladora de Coca-Cola en Europa y en noviembre de 2020 dio un salto de gigante con la compra de la australiana Amatil. Es también una de las empresas que aporta más nombres a la lista de los 100: un total de cinco, que suman 4.300 millones.

Pero los Gómez-Trenor desaparecieron hace unos años de este ranking. ¿Por qué? El origen del grupo arranca con Juan Luis Gómez-Trenor Fos, propietario de Ecivsa y considerado el segundo hombre más rico de Valencia hasta su fallecimiento en 2017. Ese año, su fortuna se valoraba en 2.300 millones de euros. Soltero, con seis hermanos, dos de ellos fallecidos, y 13 sobrinos, el reparto de su herencia dio lugar a un sinfín de especulaciones sobre los beneficiarios. Pero ninguna certeza.

Siempre discreto, Juan Luis Gómez-Trenor había preparado la sucesión de sus negocios y colocado a algunos de sus sobrinos al frente de Ecivsa y de otras empresas familiares. Previsiblemente, ellos son los herederos, aunque no en las mismas proporciones. Entre ellos figura Álvaro Gómez-Trenor Aguilar, consejero de Ecivsa desde 2021 y consejero también de CCEP desde 2018. Tras el fallecimiento de su tío, Álvaro Gómez-Trenor ha heredado parte de sus acciones en Ecivsa y, a través de esta sociedad, en CCEP. Esta participación, junto con otras inversiones y descontados impuestos, puede valorarse en 160 millones.

Pero no es el único afortunado. La saga Gómez-Trenor está formada por cuatro ramas: Gómez-Torres y Gómez Trenor, Lassala Gómez-Trenor, Gómez-Trenor Verges y Gómez-Trenor Aguilar. No hay datos oficiales, pero puede calcularse que estos herederos tie- nen activos valorados en una media de140 millones netos cada uno. Y están muy bien relacionados. Alfredo Gómez-Torres (hijo del fallecido Alfredo Gómez-Trenor Gómez-Trenor) está casado con Silvia Mora-Figueroa Domecq (200 millones) y se da la circunstancia de que una parte de la riqueza Mora-Figueroa procede de la venta del 5% de la antigua distribuidora de Coca- Cola en España.

Ricas y famosas

Este año hay 25 mujeres en la lista, frente a 75 hombres, con una fortuna media de 994 millones frente a los 830 millones de 2020. Tres Entrecanales suman 1.500 millones, pero Sandra Ortega se mantiene como la mujer más rica, con 6.200 millones, seguida de Alicia Koplowitz, propietaria de Omega Capital. Su hermana Esther Koplowitz, ha perdido buena parte del lustre de la anterior década, aunque su patrimonio puede estimarse en unos 200 millones. Esta valoración no incluye la Fundación Esther Koplowitz (Fecyt), que promueve la investigación biomédica, los centros residenciales de mayores y la asistencia psicosanitaria.

La historia de las hermanas Koplowitz evidencia que ser rico es como subirse a una montaña rusa. En 1998, tras la muerte de su padre, las dos hermanas separaron sus negocios y Esther Koplowitz compró el 28,2% de Alicia en FCC por 136.624 millones de pesetas (820 millones de euros). Además, en 2015 se endeudó más para afrontar las sucesivas ampliaciones de capital. Sin embargo, la crisis hizo mella en FCC, Koplowitz no pudo mantener el ritmo y acabó cediendo su poder a Carlos Slim, el decimocuarto empresario más rico del mundo con 76.800 millones de dólares.