Como decía un militar estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, hay un modo muy sencillo de salir del casino con una pequeña fortuna: entrar con una grande. Pero si hubiera que jugárselo todo a un valor, este año serían las energías renovables. O, al menos, eso parece por la avalancha de incorporaciones de empresarios del sector a la lista Los 100 españoles más ricos FORBES

De las 19 nuevas incorporaciones tiene la lista de este año, las nuevas fortunas están relacionadas con las energías renovables. Entre ellos están José Elías (900 millones de euros), accionista mayoritario de Audax Renovables; Liliana Godía (450 millones), accionista de Naturgy y Prodiel, que este año ha vendido instalaciones eléctricas con fuertes plusvalías; José María Galíndez (400 milllones en Solar Pack); Dolores Larrañaga (375 millones), principal accionista de Solaria o Enric Asunción (325 millones), presidente y cofundador de Wallbox, especializada en puntos de recarga para vehículos eléctricos, entre otros.

Riqueza verde

Las energías verdes y renovables aportan 2.800 millones de euros a la lista, pero lo que hoy es cara, mañana puede ser cruz, y el sector ya se ha atragantado en septiembre. En mitad del juego, el Gobierno ha cambiado las reglas para minimizar el impacto de la subida de la energía, y las renovables han lanzado una voz de alerta.

Las empresas con instalaciones de energía renovable con coberturas de precios pueden perder dinero a razón de hasta 100 euros por megawatio hora (MWh) y podrían verse abocadas a paralizar la producción y los nuevos proyectos. En opinión del sector, la actual inseguridad regulatoria pone en peligro inversiones por 100.000 millones para los próximos años.  

Quién es quién

De las nuevas incorporaciones a la lista de los más ricos, José Elías protagoniza la entrada más estelar, ya que se ha colocado directamente en el puesto 30 de la lista Los 100 españoles más ricos FORBES –y en la de Billionaires de FORBES USA–, gracias a sus inversiones en Audax Inversiones, Audax Green, Ezentis, Aspy, Atrys Health y la cadena de supermercados La Sirena. Otro nombre relevante en este sector es el del presidente y cofundador de Wallbox Enric Asunción. Ambos son jóvenes, proceden de Cataluña y hay algo que les une: su pasión por su negocio. Ya se han hecho ricos. Pero ¿lo seguirán siendo en el futuro?

José Elías, el emprendedor

¿Se puede aprender de los fracasos? José Elías sí. De padre electricista, nació y vive en Badalona, una ciudad del cinturón industrial de Barcelona. Estudió ingeniería industrial y con apenas 19 años puso en marcha sus dos primeros proyectos, pero fracasó. En 2009, con la liberalización del mercado eléctrico, lanzó Orus Energía, una comercializadora de luz y gas. Orus compró Audax Energía y esta empresa lanzó una OPA sobre Fersa Energías Renovables, que cotizaba en Bolsa.

La oferta de adquisición le abrió las puertas de la Bolsa, pero también llenó los bolsillos de accionistas que ya eran ricos. Entre ellos, los cuatro hermanos navarros Oliver Gómez, dueños del grupo de renovables Enhol, que tenían el 22% de Fersa; Liliana Godia (450 millones de euros), inversora a través de BCN Godia; y los hermanos Alfonso Líbano Daurella (350 millones) y Pilar Líbano (200 millones), accionistas de Coca-Cola Europacific Partners.

Elías es también accionista destacado de Aspy Global Services, Atrys Health, Ezentis y controla Audax Green. Pero no ha parado ahí. Este año ha lanzado dos órdagos: en julio, Eléctrica Nurial (filial de su holding Excelsior Times) compró el 100% de La Sirena al grupo Opcapita. La compañía de supermercados ha sufrido muchos cambios en los últimos años. Fundada en 1983 por Josep María Cernuda y Ramona Solé, la familia Carulla (1.400 millones) compró el 100% en varias operaciones para venderlo unos años más tarde a la sociedad 3i. Esta la volvió a vender a OpCapita por menos de la mitad: 45 millones.

Este año, las tornas han cambiado y se estima que La Sirena facturará 190 millones con un Ebitda de 15 millones, y los vendedores marcaron el precio en siete veces el Ebitda; esto es, 100 millones.

El segundo órdago se llama Barça. En marzo, Elías apoyó a su vicepresidente en Audax, Eduard Romeu, para aportar 35 millones, de modo que Joan Laporta pudiera completar el aval para presidir el FC Barcelona. Pero pocos meses después, Laporta desveló que el Barça arrastra una deuda de 1.350 millones y tiene un patrimonio neto negativo de 451 millones. ¿Lo superará?

Enric Asunción, el innovador

En el puesto 81, con una fortuna de 325 millones de euros también destaca el cofundador y presidente de Wallbox, una empresa especializada en puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Asunción, siempre ligado a la innovación, dejó su trabajo en Tesla y se asoció con Eduard Castañeda. También se incorporaron Marta Santacana, propietaria de la sociedad familiar Eurofred, y Juan Manuel Soler, inversor a través de Infisol 3000, para lanzar su nuevo producto. Tienen el apoyo de socios industriales como Endesa y de inversores como Francisco Riberas (1.300 millones), a través del holding familiar Halekulani.

Wallbox ha salido a cotizar en la Bolsa de Nueva York en octubre a través de Kensington Capital Acquisition. La fórmula empleada ha sido una Special Purpose Acquisition (Spac), que consiste en sumar el valor de Wallbox al de Kensington y cotizar en Bolsa. Kensington-Wallbox salió con una valoración inicial de 1.477 millones de dólares (1.200 millones de euros), de los que el 78,3% correspondía a los accionistas de Wallbox, y subió un 7% en su estreno. La valoración de Wallbox es muy conservadora y equivale a 1,3 veces el ratio EV/ingresos y 12,1 el ratio EV/Ebitda, inferiores a los ratios de sus competidores Chargepoin y Blink.

Renovarse y forrarse

Otros empresarios se han encaramado a los primeros 100 puestos de la lista gracias a sus apuestas por las renovables: En el puesto 65, Liliana Godia, propietaria de BCN Godia, ha incrementado su riqueza por la venta de varios parques de energía fotovoltaica de Prodiel al fondo de inversión Everwood por hasta 750 millones de euros (precio sujeto a due diligence). Liliana y su hermana Carmen Godia Bull son también accionistas minoritarias de Naturgy, sobre la que IFM ha presentado una OPA.

José María Galíndez (puesto 70 con 400 millones de euros) es vicepresidente de Solar Pack, la empresa vasca de energías renovables que ha multiplicado por 2,7 veces su capitalización en Bolsa, al pasar de 320 millones de euros en 2018 a 870 millones en la actualidad. El fondo de inversión sueco EQT ha presentado sobre ella una OPA por 800 millones de euros, que los actuales accionistas tienen previsto aceptar.

Dolores Larrañaga (puesto 73 con 375 millones) es la principal accionista de Solaria junto con sus hijos, Enrique (presidente), Arturo y Miguel Díaz-Tejeiro. Esta familia controla su participación a través de DTL Corporación. La cotización de Solaria ha caído un 50% desde el 7 de enero, cuando alcanzó su máximo histórico con 30,9 euros por acción, pero su valor aún está por encima del de 2019. 

Al igual que estos, otros empresarios de la lista han apostado por este valor seguro en sus inversiones. Por ejemplo, Fernando Roig Alonso (número 14 en la lista con 1.400 millones de euros, además de propietario del grupo cerámico Pamesa, accionista de Mercadona y presidente del club de fútbol Villarreal, también participa en la empresa eólica valenciana Energías Renovables Mediterráneas (Renomar), a través de Med Wind Energy.

Y, desde Murcia, José Moreno Riquelme (puesto 96 con 250 millones) es el accionista mayoritario de la empresa de renovables Soltec, con el 42% del capital a través del grupo Sefran. Soltec se estrenó en Bolsa en octubre de 2020 con un valor de 440 millones de euros y su valor se disparó hasta 1.350 millones en enero, pero después ha caído hasta 659 millones.

Navarra también se renueva

Por último, destacar que en el análisis de riqueza por comunidades autónomas, Navarra acoge este año dos nuevos miembros en la lista de grandes fortunas relacionadas con las energías renovables: Paz Sesma y su marido, Alejandro Chaves (60 millones de euros cada uno), accionistas de la empresa OPDEnergy a través de la patrimonial Aldrovi. 

Chaves y el resto de directores de la empresa planificaron colocar la empresa en Bolsa en mayo pasado, con una valoración de más de 900 millones de euros, pero el pinchazo de la oferta pública de venta (OPV) de Ecoener, que se dejó un 15% en su estreno, y la inestabilidad del sector de renovables en ese momento forzaron el aplazamiento de la operación.

Pasado el verano, OPDEnergy y Capital Energy, otra empresa de renovables, volvieron a plantearse la salida a Bolsa en línea con la pretensión de otras empresas del sector, como Windar y Factorenergía. Pero queda por ver si este objetivo se hará realidad tras el decreto del Gobierno recortando la rentabilidad del sector energético.