El torero Andrés Roca Rey ha charlado este viernes a las 12:00h con Andrés Rodríguez, presidente y editor de Forbes, sobre la tauromaquia y su situación en tiempos de coronavirus en un nuevo Forbes Live. La entrevista se ha podido seguir en directo en la cuenta de Instagram de Forbes España.

La trayectoria del joven peruano ha crecido a ritmos vertiginosos en los últimos años, hasta convertirse en una de las principales figuras que consigue llenar plazas. Y es que la tauromaquia la lleva en su ADN.

Nacido el 21 de octubre de 1996 en Lima (Perú), procede de familia torera. Su hermano mayor es el también matador de toros Fernando Roca Rey. Además, su tío José Antonio fue rejoneador y su abuelo administrador de la plaza de toros de Lima.

En 2011 cruzó por primera vez el charco para inscribirse en la Escuela de Tauromaquia de la Diputación de Badajoz y, en 2013, debutó en España como novillero.

El escalafón y el dinero son simples números 

Ante la pregunta de Andrés Rodríguez, editor y director de Forbes España sobre la comparativa entre el escalafón de los toreros y el número de discos vendidos de un cantante, el torero ha asegurado que el escalafón es simplemente un número: “El escalafón es el número de corridas, el número de orejas… es el resultado numérico, pero el mundo del toro va mucho más allá de eso”.

Además, Roca Rey asegura que, a pesar de que le gusta controlar el dinero que gana o deja de ganar personalmente porque solo puede ser dueño de su destino controlando todo lo que pasa a su alrededor, incluidos los términos económicos, “en el mundo del toro los números dan exactamente igual cuando estás dispuesto a jugarte la vida durante los 15 o 20 minutos que dura la corrida”. El torero recalca que “cuando estás delante del toro da igual el dinero. Una persona que está entregando su vida por una pasión no está pensando en el dinero que va a ganar”.

Un espectáculo sin subvenciones

Durante la entrevista, Andrés Rodríguez y Andrés Roca Rey han analizado la situación actual del mundo de la tauromaquia, donde, según el torero, “el Gobierno debería tratar a la tauromaquia como se merece“. Roca Rey ha afirmado que “el mundo del toro es un espectáculo que no recibe subvenciones del Gobierno y por lo tanto resulta difícil continuar con el espectáculo taurino”. El torero ha comprado el ganado bravo con el resto de ganaderías, asegurando que mientras otras reciben ayudas del Estado, el toro bravo no.

“Al verse el mundo del toro un poco discriminado, las familias que viven del toreo lo están pasando mal, y por eso ha habido protestas en las grandes ciudades de España”, afirma Roca Rey, asegurando que “la situación de los ganaderos es muy difícil. El toro además de necesitar mucho tiempo necesita mucho dinero“.

Aguardando el futuro con ilusión

Roca Rey, que no pudo terminar la temporada pasada debido a lesiones físicas, ha confesado la necesidad de volver al ruedo: “Me hace mucha ilusión torear el próximo año, estar cerca del público. Siempre se necesita el cariño del público, sentir la gran responsabilidad de hacer el paseíllo en una plaza”.

El torero ha afrontado estos meses lejos de las plazas para terminar de curarse las lesiones que le alejaron del ruedo la temporada pasada, aunque ha asegurado que durante todo este tiempo no ha dejado de torear en el campo y de entrenar con su cuadrilla, de la que ha confesado que “más que una cuadrilla somos una familia. Nos conocemos y conocemos las virtudes y los defectos de cada miembro de este equipo”.

Trayectoria en España

Roca Rey hizo el paseíllo en todas las principales ferias españolas en 2018, puntuando en la mayoría de ellas y triunfando en Valencia tanto en Fallas como en Julio, 6 orejas en Pamplona en dos tardes, Bilbao, Málaga…

Roca Rey fue líder del escalafón en Las Ventas en el 2018 con 54 corridas, 90 orejas y 2 rabos. En esta plaza toreó dos tardes en la Feria de San Isidro.

En la temporada 2016 salió a hombros de esta plaza el día de su confirmación, al
igual que hizo el día de su presentación como novillero, el 19 de abril de 2015.