Hablamos con Mani Thawani sobre sus inquietudes, sus intereses, las criptodivisas y los nuevos proyectos de su negocio, que saltó a los titulares este verano por la celebración del macro evento Mundo Crypto Metaverse Day en Madrid, con polémica incluida ante las advertencias de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

¿Puede presentarse, contarnos algo sobre usted, su edad, procedencia, y formación, intereses personales y profesionales?

Mi nombre es Manish Thawani, aunque todo el mundo me llama Mani. Nací y me crie en las Islas Canarias en el seno de una familia de origen hindú. A los 16 años debido a circunstancias personales tomé la decisión de empezar a trabajar y seguir formándome de manera autodidacta. Siempre he tenido mucha curiosidad por todo lo que rodea al mundo y he realizado formaciones financieras, cursos de matemáticas, informática, marketing… Soy bastante sencillo, mi vida se podría resumir un 95% dedicado al trabajo o aprendizaje y el otro 5% a mi familia, pareja, amigos, leer y videojuegos. Vivo en Dubái, pero debido al trabajo paso un gran porcentaje de mi tiempo viajando.

¿Cuándo y por qué comenzó a interesarse por el mundo de las criptodivisas y las finanzas descentralizadas?

Conocí la existencia de las criptomonedas en 2015 gracias a que un familiar me habló de Bitcoin. Soy una persona muy curiosa e inquieta por naturaleza, así que desde ese momento empecé a investigar qué era exactamente aquello, qué suponía para la economía, los cambios que introducía a nivel financiero
y, por qué no decirlo, cómo ganar dinero con inversiones en activos digitales. No me escondo. Aunque ahora mi principal actividad no tiene que ver con las inversiones, en aquel momento me empapé de todo el conocimiento que había para invertir en criptomonedas. Elegí un buen momento.

¿Cuándo creó Mundo Crypto? ¿A qué se dedica esta compañía?

Mundo Crypto nace en 2019 con la motivación de educar a la población en las finanzas descentralizadas, enseñar sobre criptomonedas para poder invertir de forma responsable, como siempre decimos: educar para poder tomar decisiones libres.

Debido a que yo me eduqué de forma casi totalmente autodidacta, sabía la dificultad de informarte sobre criptomonedas con una simple búsqueda en Google.

Viendo esta necesidad en el mercado y siendo las cripto una pasión indescriptible para mí, me decidí a constituir la que sería la primera academia de formación cripto en español. Somos una empresa educativa que, por supuesto, nos adaptamos a los tiempos. Por eso, siendo conscientes de que nuestros primeros cursos se quedaban obsoletos, vimos necesaria la migración a un nuevo modelo que lanzaremos próximamente. El learn to earn, donde nuestros mejores alumnos son recompensados.

¿Puede darnos algunas cifras sobre el negocio?

Tanto las empresas directas como las que subcontratamos están localizadas en distintos países por diferentes continentes. Tenemos oficinas en Dubái, Miami, pero también seguimos teniendo oficinas en Madrid y Tenerife, donde comenzamos hace algunos años.

Nuestra facturación total en los últimos tres años supera los 20 millones de dólares y en cuanto a número de empleados, comenzamos siendo tres y ahora somos más de 150 personas. Somos una plataforma digital de educación que cuenta con más de 50.000 alumnos repartidos en diferentes territorios geográficos.

¿Qué balance hace de su negocio en 2022?

Superpositivo. Este año la compañía ha crecido tanto que si echo la vista atrás me produce hasta vértigo y una enorme satisfacción. Nunca olvido mis orígenes. Teniendo muy presente de donde vengo, la evolución de la compañía me enorgullece. Hubo momentos de alta presión como el del evento. Tanto de lo positivo como lo negativo, aprendimos muchísimo.

Sin duda, lo que ha marcado vuestro año ha sido el evento Mundo Crypto Metaverse Day, del pasado 27 de agosto, que congregó a miles de personas en Madrid. ¿Qué valoración hace?

Pues una repercusión mediática brutal, como ya sabéis. Muchos hablaron de una campaña de marketing gratis para Mundo Crypto, lo cierto es que no estamos muy de acuerdo con la afirmación “que hablen de ti, aunque sea mal”. Se han vertido tantos bulos acerca de Mundo Crypto en general y de mí en particular que a veces se hace duro a nivel personal y a nivel empresarial lidiar con crisis así. Sin embargo, estamos muy orgullosos del evento, ha sido un gran hito para la compañía: ni las empresas más grandes del sector pueden llenar el Wizink Center con 7.000 personas, apasionados de las criptos que vinieron de todas partes del mundo.

También se podían haber mejorado algunos aspectos, que anotamos y tenemos muy en cuenta para próximas ediciones.

Este evento ha estado marcado por advertencias por parte de la CNMV y otras organizaciones sobre su empresa ¿Qué tiene que decir sobre estas advertencias?

Cumplimos con las regulaciones vigentes de cada país en el que operamos, es por ello que se pudo celebrar el evento a pesar de los actores que se pusieron en contra: partidos políticos, instituciones, personas influyentes… pero aun así cumplimos con todo lo que se nos pidió, creo que los hechos hablan más que las palabras.

Este año ha habido desplomes muy fuertes en las criptodivisas. ¿No cree que se trata un mercado demasiado volátil y en el que es necesario tener amplios conocimientos sobre inversión?

Es algo obvio y que siempre repito: la educación financiera es imprescindible a la hora de introducirte en la inversión cripto. Sin esta base formativa nunca recomendamos entrar en las cripto, una de las misiones de Mundo Crypto: educar en las finanzas descentralizadas. Por lo tanto, sí es un mercado volátil, sería estúpido negarlo, y sí, son imprescindibles unos buenos conocimientos para invertir.

¿Qué nuevos proyectos tiene Mundo Crypto para los próximos meses y años?

Nuestro nuevo modelo educativo. Un marketplace de formaciones con el modelo revolucionario learn to earn es el eje principal de la plataforma. Es la primera vez que los alumnos de formaciones online podrán ser recompensados. Además de tener listo nuestro metaverso, que por primera vez reunirá desde sus casas a los estudiantes de una manera inmersiva.

¿Qué forma cree que tomará la regulación de las criptodivisas?

Aún no podemos asegurar 100% qué forma va a tener la regulación, pero ya podemos ver los primeros cambios. Diferenciaciones más claras entre utility y security y exchanges regulados. Aunque yo crea que la regulación es muy necesaria, creo que hay que aplicarla con mucha cautela y educación, ya que de lo contrario paralizaríamos la innovación. No puedo apoyar una regulación de los países que ilegalizan totalmente el uso de las criptomonedas, ya que me parece dictatorial y una insensatez. Por otra parte, hay 195 países en el mundo y siempre hay los que sí apoyan a las nuevas tecnologías y atraen inversión, como lo está haciendo Emiratos Árabes Unidos.

Los detractores de las criptodivisas critican que estas no cumplen las funciones de reserva de valor y medio de intercambio propias de una moneda de curso legal dada su elevada volatilidad y señalan que su crecimiento se debe fundamentalmente a inversiones especulativas. ¿Para qué cree que sirven las criptomonedas?

Es curioso que el mayor argumento contra las criptomonedas desprestigia más a las propias monedas de curso legal. La función de reserva de valor de cualquier divisa es completamente nula, el poder de compra de 1 dólar hoy comparado con hace 70 años es un 90% menor, se piensa que están subiendo los precios cuando realmente está bajando el poder adquisitivo del dinero fiduciario.

En cuanto a las criptomonedas hay que diferenciar entre Bitcoin y el resto. Para mí el principal valor intrínseco de Bitcoin es que está gobernado por tecnología y ninguna entidad puede decidir aumentar la cantidad en circulación, eliminar transacciones o vetar las mismas. Bitcoin es un libro contable distribuido de manera descentralizada.

¿Cree que habrá países que sigan los pasos de El Salvador con la adopción de una criptodivisa como moneda de curso legal?
Lo primero dar las gracias tanto a El Salvador como a su presidente, Nayib Bukele, por apoyar nuestra industria. Ser pioneros no es fácil, siempre es una decisión de los más valientes y tienen todo mi apoyo. Estoy seguro de que pronto veremos más países adoptando Bitcoin como moneda de curso legal, probablemente en América Latina.