Un escenario de incertidumbres macroeconómicas y en los mercados financieros son el telón de fondo del segundo semestre del año y, nos dibuja una recesión tras el registro de tasas de inflación históricas en Europa, en el primer semestre del año. EE UU no se queda atrás con un IPC casi de doble dígito, aunque sus buenos datos de creación de empleo parecen tensar la cuerda a la contracción de la economía en lo que va de año. También China, al borde de la estanflación, se ha visto marcada por los estrictos confinamientos que castigan su economía.

En Europa, la que empezara como una invasión de Rusia a Ucrania; nos ha situado en una trama de pesadilla: el precio de las materias primas, los alimentos, el gas o el combustible nos tiene abocados a pensar en que el invierno próximo será financieramente estresante. Una crisis alimentaria sin precedentes también se vislumbra.

“Obviamente, para las bolsas esto se traduce en su enemigo público número uno; la incertidumbre. Si algo asusta a los mercados, especialmente al de Renta Variable, es la incertidumbre, y ahora mismos por desgracia abunda bastante”, explica Javier Niederleytner, profesor experto en Bolsa y Mercados Financieros del IEB.

Hablamos de incertidumbre ante una guerra que continúa disparando el precio de las materias primas y, que acusa una creciente pérdida de poder adquisitivo en las empresas y familias. Incertidumbre en la evolución de la política monetaria, el nivel de los tipos de interés y sus consecuencias.  

Se dibuja una tormenta económica con los jinetes del Apocalipsis y de la mitología universal. El caballo negro: El Hambre. El caballo rojo: La Guerra. El caballo amarillo: La Muerte. No obstante, capeando la tormenta, como aquel misterioso jinete del caballo blanco, aparece la esperanza en forma de siete sellos que están forjando una nueva economía caracterizada por las finanzas sostenibles, inclusivas, la inversión socialmente responsable, con criterios ambientales, sociales y de gobernanza, la evolución de los criptoactivos. Todos elementos que contribuirán a transformar este mundo cada vez más distópico, de colapso, que bien podría parecerse al mundo feliz de Aldous Huxley.

A pesar de este contexto complejo, hay que valorar positivamente las tendencias que cobran fuerza, y que presentamos en forma de sellos con influencers de la industria, para hacer frente a este ciclo histórico en las finanzas y la economía:

1. Avances en el campo de la sostenibilidad: En los últimos dos años, la normativa sobre sostenibilidad ha experimentado una auténtica revolución. También lo ha hecho la inversión sostenible. Ophélie Mortier, directora de Inversión Sostenible DPAM, nos dibuja el PRIMER SELLO, resalta que “Las inversiones sostenibles han empezado el año con dificultad: el conflicto entre Ucrania y Rusia, el superciclo energético y la etiqueta ecológica “Green Premium” han ejercido una importante presión sobre la inversión sostenible. Sin embargo, no todo es malo: múltiples taxonomías están introduciendo nuevos marcos a través de los cuales podemos establecer, construir y regular las actividades sostenibles; una lista cada vez mayor de empresas, organizaciones y gobiernos se están comprometiendo con la iniciativa de cero emisiones de gases de efecto invernadero; y una combinación de implicación y desinversión podría guiar eficazmente a los mayores emisores hacia terrenos más verdes”. Desde DPAM, una de las gestoras pioneras en ISR, matizan que “una combinación de compromiso activo con las empresas o los gobiernos, así como una sólida investigación cualitativa y fundamental son la clave para cualquier inversor”.

2. Mayor crecimiento de las FINTECH. La AEFI (Asociación Española de FinTech e Insurtech), dibuja el SEGUNDO SELLO.  Según la patronal, existen más de 350 startups FinTech en España, que se sitúa por detrás del Reino Unido como el segundo país donde están naciendo más iniciativas innovadoras dentro de dicho ecosistema, generando en torno a 10 mil empleos. El gran desafío para el segundo semestre del año es que vea la luz la Ley de Startup, que puede dar un mayor impulso al ecosistema a medio plazo.

Por otra parte, “Las empresas FinTech afrontan actualmente los desafíos generados en cuanto a los delitos en el espacio ciber. Su nuevo objetivo es remodelar los procedimientos necesarios de cumplimiento para continuar potenciando la innovación sin dejar a un lado sus obligaciones legales. La vulnerabilidad de este sector, en particular, se materializa en su mayor fortaleza, la inmediatez”, destaca José María Viñals, socio del despacho Squire Patton Boggs.

3. Auge de los Cripto activos, a pesar de las caídas.  Los criptoactivos han irrumpido en el mundo de las finanzas, los pagos internacionales y remesas, la banca, seguros, derivados financieros, y una cantidad de otras industrias con consecuencias en la vida real.  El mercado cripto ha estado muy correlacionado con los acontecimientos geopolíticos a nivel mundial, desde el aumento de tipos de interés por parte de la FED, a la guerra de Ucrania, han causado fuertes caídas.

El TERCER SELLO lo dibuja Alberto Fernández, experto del Programa Especializado en Blockchain e innovación Digital del IEB y resalta que “los ciclos de bajada son muy beneficiosos para el ecosistema porque suelen hacer limpieza de empresas y servicios que están más asociados a la especulación a corto plazo que al aporte de valor. Desde el punto de vista de negocio, es un buen momento para empezar a construir aplicaciones y servicios que realmente aporten valor al mercado. De hecho, a pesar de que pueda percibirse un grado de saturación del mercado sigue habiendo una enorme necesidad de aplicaciones y de industria alrededor de los activos digitales”.

4. Aceleración de las tecnologías virtuales. El Metaverso está en pleno desarrollo y, continuando con la tendencia anterior, supone para los criptoactivos una mayor adopción, ya que es un caso de uso natural y sin fricciones tecnológicas ni de negocio. Según Fernández, “Todavía hay tanto por hacer y desarrollar que hoy día nos cuesta pensar más de 5 años vista con la industria que se va a generar entre este nuevo entorno digital y los criptoactivos. Realmente puede dejar obsoleta la web tal y como la conocemos ahora para pasar a un entorno web3.0 donde si una empresa no está, pasa a no existir, de manera análoga a lo ocurrido con el auge de las redes sociales en la década pasada”.

Desde Protein Capital, dibujan este CUARTO SELLO, con una predicción “en unos diez a quince años, estaremos próximos a ese punto de inflexión, donde una parte de la población dedicará más tiempo de su día al espacio virtual que al espacio real”.

5. Modernización de sectores tradicionales de la mano de las finanzas descentralizadas. Nuevos emprendimientos den la luz gracias al desarrollo de Blockchain. El QUINTO SELLO se presenta en formato de evolución de sectores como el inmobiliario, base de la economía española. Es así como empresas especializadas como Finaer, multinacional de garantías para alquilar, busca dinamizar el mercado de alquiler con una estrategiadiferencial: cambiar tanto la manera de evaluar el perfil, la solvencia y el riesgo de cada cliente, sin importar su condición y la gestión del impago, para proteger al propietario y ayudar al inquilino en su gestión y de esta manera dinamizar el mercado del alquiler.

El reto de Finaer está en “poder romper con los esquemas tradicionales y obsoletos que tiene el sistema de seguro de impago en España que pone al propietario y al inquilino en aceras contrarias y como si fuesen enemigos unos de otros, limitando opciones y restringiendo las posibilidades de cada una de las partes”, afirman desde la empresa.

Asimismo, empresas como Nash21, nacen en un contexto marcado por la evolución de las FinTech, la criptoeconomía y el auge de las Finanzas Descentralizadas. En este caso, desempolvan del cajón el contrato de alquiler y lo tokenizan. Permiten utilizar el contrato de alquiler (convertido en NFT) como medio de pago o garantía para préstamos.

6. Formación en las nuevas finanzas a través de comunidades especializadas. Así desde Tutellus demuestran que el SEXTO SELLO de las finanzas frente a una potencial recesión es sin duda la educación que, encara además el desarrollo de proyectos y la inversión en ideas que quieran mejorar la sociedad, promoviendo la libertad y educación financiera. Más de 180.000 videocursos gratuitos y de pago de temáticas relacionadas con el nuevo ecosistema financiero y, 2 millones de alumnos, de los cuales 90.000 han hecho formación cripto y más de 1.000 han pasado por Bootcamps de valor añadido, son ejemplo de nuevos perfiles profesionales dentro del ámbito de las finanzas descentralizadas.

Afrontamos el traspaso intergeneracional de riqueza más importante de la historia –de los Baby Boomers a la Generación X, los millennials y la Generación Z– está comenzando y para ello, la formación es fundamental, destacan desde Capgeminien su informe sobre Tendencias Top en Gestión de Patrimonios para 2022.

7.  Precisamente, el SÉPTIMO SELLO, se basa los nuevos patrones de negocio que marcarán un antes y un después de los servicios financieros. Desde Protein Capital confirman la visión de Capgemini: “Estamos en el momento de mayor transferencia de riqueza de la historia y los baby bummers tendrán que transferir 13 trillions de dólares a sus herederos, los millennials. Target que opera con Blockchain como tecnología que les identifica. Es necesario invertir en Blockchain y ayudar a los inversores profesionales a interactuar con este tipo de activos digitales”.

Los nuevos proyectos que están ahora en el top 20 por capitalización bursátil se engendraron durante los últimos ciclos bajistas (Binance, Polkadot, Solana y Polygon). Es muy probable que durante este ciclo bajista se estén formando proyectos que de aquí a dos / tres años tengan una relevancia importante. Jugará un papel fundamental la regulación.  EE UU ha reconocido que quiere continuar siendo la capital financiera en el nuevo ciclo de la economía digital. Se aprobó recientemente un proyecto Ley acordado por Republicanos y Demócratas y ya está en fase de modificaciones con la idea de que vea la luz en 2023, mientras Europa, tiene el proyecto MiCA con el reto de que la normativa pueda aplicarse en 2024. El que llegue tarde, pierde.

*Cristina Murgas Aguilar es directora del Área de Comunicación Financiera e Institucional de QUUM