Hoteleras, aerolíneas, touroperadores, agencias, promoción de destinos… El sector turístico al completo se pone de gala para abrir las puertas de la Feria Internacional de Turismo de Madrid, la primera gran feria que se celebra después de 14 meses de pandemia. Objetivo: reimpulsar un sector clave para la economía española a las puertas de la temporada alta, ahora que la vacunación y la situación epidemiológica permiten mirar con optimismo el trimestre de verano en nuestro país. 

«La reactivación del turismo es un requisito imprescindible para la recuperación económica del país. Esta pandemia nos ha demostrado hasta qué punto el sector turístico es esencial para la buena marcha de la economía y que su impacto va más allá del ya altísimo porcentaje del PIB o del empleo que medimos como directamente generado por el sector, que en 2020 superaba en ambas variables el 13%», explican desde la dirección de la feria turística.

Fitur 2021 celebra esta semana su 41 edición en un formato híbrido, mitad presencial y mitad online, y espera lograr una asistencia de alrededor de 100.000 personas de los casi 60 países. A la cita concurrirán las delegaciones de 55 países, menos de la mitad de los 165 con que se celebró la cita de enero de 2020. Al igual que otros años, la feria será solo para profesionales de miércoles a viernes y se permitirá el acceso al público general durante el fin de semana, manteniendo el aforo al 50% durante los cinco días

Participarán en la feria las delegaciones de todas las comunidades autónomas españolas y más de 5.000 empresas, siendo un 38% de los expositores internacionales. Además, otros 79 países participarán a través de la plataforma digital que estará operativa hasta el próximo 4 de junio. 

El Gobierno ha adelantado que se aprovechará el evento para presentar el Certificado Digital Verde que llegará en junio y permitirá viajar en la Unión Europea de forma segura. España “está preparada” para su lanzamiento, aseguran desde el Ejecutivo, y espera que la Comisión Europea dé su visto bueno “cuanto antes”. Diez destinos nacionales han pedido ya que se aplique el certificado en modo piloto y desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo trabajan ya para aplicarlo de forma recíproca con otros Estados miembro de la UE.

Fitur es un punto de inflexión para la reactivación del sector turístico”, con la movilidad segura, la sostenibilidad y la digitalización como ejes de esta edición, en palabras de la ministra de Turismo, Reyes Maroto. Como afirmaba Gabriel Escarrer, vicepresidente y CEO de Meliá, a El Confidencial, la cita de Fitur es “una gran oportunidad para dar nuestra mejor imagen en los mercados emisores. Hay que hacer un esfuerzo para que esa percepción cale y se conviertan en embajadores del turismo”. 

Vacunas y movilidad para recuperar impulso

El primer año de la pandemia se ha traducido en una caída de 116.000 millones de euros en la actividad turística, un 75,4% menos respecto a 2019, según los datos de Exceltur. De esa cifra, 63.000 millones derivan de los menores ingresos del turismo internacional. El desplome de la actividad turística española equivale al 70% del PIB griego y al 56% del PIB portugués, pone como ejemplo el lobby del sector que encabezan firmas como Iberia, Amadeus o Meliá Hotel Group. 

El arranque de este 2021 ha sido débil para el sector, lastrado aún por las restricciones para frenar el avance de la pandemia. En vísperas de otra Semana Santa de confinamientos y restricciones perimetrales, los actores turísticos ponían sus fichas en las casillas del verano esperando que esta temporada sea la que traiga la gradual reactivación y recuperación de la actividad. La clave estará, según la previsión de Exceltur, en que se logre impulsar la demanda interna y después, de forma gradual, la externa recupere tracción apoyada en la confianza de España como destino seguro.

Para que esto se produzca es necesario que el buen ritmo de vacunación de las últimas semanas se mantenga, que se logre contener la tasa de contagios -algo crucial ahora que han decaído gran parte de las restricciones en todo el país- y que entre en vigor el Certificado Verde de la Unión Europea que facilite la movilidad hacia España

Conscientes de lo que se juega la economía española este verano, el Gobierno se ha volcado con la cita de Fitur y ha urgido a la UE a implementar el Certificado Verde digital. Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, señalaba recientemente a sus homólogos europeos la urgencia del llamado ‘pasaporte covid’ para que la movilidad entre los países del bloque pueda realizarse con seguridad. El Ejecutivo español tiene el compromiso de lograr que este certificado esté activo a mediados de junio.

Según el presidente Pedro Sánchez, las pruebas técnicas que se están efectuando para introducir el Certificado Verde están siendo “francamente positivas”. España es uno de los ocho países que desde el 14 de mayo está testeando el funcionamiento del certificado. Estas pruebas son una simulación de toda la cadena, desde la conexión hasta los sistemas de verificación y certificación, para poner a punto el sistema de cara a su lanzamiento en junio cuando las negociaciones políticas culminen en un acuerdo.

Apuesta por el turismo nacional a la espera del pasaporte covid

Aunque las fronteras se abran y se confíe en la recuperación de las llegadas internacionales, el gran motor del turismo en España, las distintas comunidades autónomas tratarán de captar en Fitur al turista nacional en un año todavía complejo para viajar al extranjero. La expectativa es que la demanda turística doméstica siga por encima de la de destinos más alejados, con los destinos de sol y playa, naturaleza y aire libre en cabeza, según los datos de la European Travel Comission. 

Las ganas de viajar están ahí, como ha mostrado el aumento de reservas domésticas en los últimos días, especialmente en este último fin de semana, el primero sin estado de alarma. Desde la agencia de viajes online Buscounchollo.com señalan que las reservas nacionales ya presentan una recuperación del 40% en los últimos siete días comparado con el mismo período de 2019. Aunque marzo y abril han sido meses complejos, todavía lastrados por la incertidumbre de las restricciones y la situación sanitaria, la segunda semana de mayo ya deja un claro repunte: en la última semana se han cerrado 4.500 reservas en destinos españoles y los viajeros son mayoritariamente nacionales. Este impulso del turismo nacional, comentan, será clave para favorecer la recuperación del sector. 

Las comunidades que han logrado más reservas hoteleras en la última semana son Andalucía (30%), Canarias (13,7%) y Baleares (13,3%, según los datos de la plataforma TravelgateX. Completan el ‘top 5’ Cataluña y Valencia, con un 11,8 y 11,6%, respectivamente, y el perfil de viajero es, sobre todo, doméstico dadas las restricciones de viajes en vigor todavía en los principales mercados emisores extranjeros.