La rentabilidad del alquiler en el primer trimestre el año ha aumentado más de seis décimas respecto al mismo trimestre de 2020 (5,78%) y de cinco centésimas con relación al cuarto trimestre de 2020 (6,39%). El precio medio de compra de una residencia en España en el primer trimestre fue de 178.395 euros y la renta media mensual fue de 958 euros, por lo que el propietario obtuvo un total de 11.496 euros brutos anuales.

Por regiones, las rentabilidades oscilan entre el 7,18% de Cataluña y el 3,52% de Baleares. De hecho, las rentabilidades más altas se han registrado también en Aragón (7,05%), Castilla y León (6,56%), Madrid (6,35%) y Casilla-La Mancha (6,33%).

El director de estudios de pisos.com, Ferran Font, ha señalado que “la tercera ola de la COVID-19 no ha impedido que el sector inmobiliario siga mostrando una gran fortaleza y seguridad para los inversores”.

“La rentabilidad que los activos del real estate están registrando desde el inicio de la pandemia es notablemente más alta y estable que la de muchos otros activos, por lo que el inmobiliario se está consolidando en esta crisis como un valor refugio, especialmente en las grandes ciudades, en las que se está dando una estabilización de los precios de compra y un alto dinamismo en el mercado de alquiler”, según Font.