Si algo hemos aprendido de los confinamientos es que el espacio en el que vivimos necesita mejoras. Lo prueban los datos. Si bien la tasa de consumo está retenida debido a la incertidumbre generalizada –el mercado de la compraventa de vivienda usada se ha reducido un 19% respecto a 2019–, parece que nos estamos centrando en reformar parcial o totalmente nuestros hogares. Por otro lado, se mantiene la incidencia de este tipo de operaciones respecto a la compraventa total en España en el entorno del 80%, como viene sucediendo desde 2015, sin perder terreno respecto a la compraventa de vivienda nueva.

El número de solicitudes en la plataforma digital para la mejora del hogar Habitissimo ha aumentado un 9% en 2020 respecto al año anterior, a pesar de la crisis y de haber registrado una evolución no homogénea marcada por la pandemia. Dentro de este aumento, destaca la notable subida de las solicitudes de obra y reforma, que crecen un 82%.

En 2020, las restricciones y la incertidumbre llevaron a una bajada drástica de la actividad económica y consecuentemente del PIB en los dos primeros trimestres de 2020, tras una subida constante desde 2013.

Desde Habitissimo esperan que el máximo histórico de ahorro en las familias españolas, producto de la incertidumbre, marcará una de las claves de la recuperación económica en 2021. La tasa de ahorro de los españoles fue de un 31,2% en el segundo trimestre de 2020 –su máximo histórico desde 1999, cuando se comenzó a publicar este dato– y un 4,8% en el tercero. Esta conyuntura es también una oportunidad para el impulso del sector de la construcción y, en concreto, de las actuaciones de reforma y rehabilitación.

Construcción y agricultura en positivo

Según el Informe Anual sobre la Reforma y Reparación en España en 2020, el sector de la construcción, a pesar de haber sido uno de los más perjudicados por la crisis económica derivada de la pandemia, ha sido también uno de los que mejor y más rápida recuperación han registrado. Es, junto con la agricultura, el único sector que termina el ejercicio en positivo, y se ha convertido en una de las palancas de impulso económico y de empleo para el país.

Los datos del estudio, explica la directora de Alianzas estratégicas de Habitissimo, Isabel Alonso de Armas, “son el reflejo de la mayor importancia que el usuario da a la contratación de un servicio integral que incluya planificación y ejecución; son también una enorme oportunidad para los perfiles técnicos del sector de la reforma y la rehabilitación”. En este sentido, desde la plataforma sitúan las cifras de incremento de volumen de negocio del sector de la reforma y la rehabilitación en 2020 entre el 3% y el 5%, hasta entre 28.800 millones y 29.300 millones de euros.

La inversión media de las operaciones solicitadas a través de su web se sitúa en los 8.572 euros, un 8% por debajo de la del año anterior e “indicativo de que los hogares españoles han acometido obras de reforma por un importe medio inferior, lastrados por la incertidumbre económica provocada por la pandemia”, subraya Alonso de Armas, que puntualiza, eso sí, que “el descenso del ticket medio se ha visto amortiguado por el aumento de las solicitudes de reforma”. Al margen de las solicitudes de reforma, la pintura del interior de las viviendas ha sido uno de los retoques más demandados por los españoles, una tendencia que ya se dibujaba en 2019.

El optimismo que reflejan los datos coincide con los objetivos del Gobierno de fomentar el impulso a la rehabilitación y la renovación urbana a través de distintas medidas como la Ley de Arquitectura y Calidad del Entorno Construido, o la canalización de los fondos del Plan de Recuperación y Resiliencia Europeo.

Hacia un nuevo modelo energético

La Hoja de ruta 2050 señala que para ese mismo año la UE debe reducir sus emisiones hasta llegar a niveles un 80% por debajo de los de 1990 para alcanzar lo que se ha denominado como “neutralidad energética”. Entre los principales sectores responsables de las emisiones en Europa se encuentra el de los edificios y la construcción. Los edificios en nuestro país, y en general en Europa, son responsables del 40% de la demanda de energía y del 36% de las emisiones de CO2, como contamos en este especial. Por otro lado, sólo el 1% del parque edificado está rehabilitado energéticamente a día de hoy.

Estos datos están en consonancia con las demandas de los ciudadanos. Desde el mes de mayo de 2020, se aprecia un aumento del interés por mejorar el comportamiento térmico de la vivienda y su incidencia en la eficiencia energética. Las solicitudes para instalación de carpintería de PVC han aumentado un 101% con respecto a 2019 y las de aluminio lo han hecho en un 78%.

En el terreno de la eficiencia energética, cabe destacar el importante incremento producido en 2020 en las solicitudes de servicio para la instalación de energía solar fotovoltaica para consumo eléctrico a nivel doméstico, que crecen un 45% respecto a 2019.

El impulso de la rehabilitación del parque inmobiliario, alineado con la recuperación económica y social, incluye aspectos como la protección de la vulnerabilidad, así como la eficiencia energética, la sostenibilidad y la digitalización, tan necesaria en el sector para la modernización y transformación de su modelo productivo.

Digitalización del sector

A pesar de que la pandemia ha incrementado el uso de herramientas digitales, los datos reflejan todavía una importante brecha entre los hábitos de consumo digital del usuario final y el de los profesionales del sector, pues mientras el 50% de los usuarios afirma que utiliza Internet como recurso para la búsqueda de inspiración, y el 20% para la contratación, solamente el 43% de los profesionales cuentan con su propia web y el 32%, con redes sociales.

“La pandemia ha supuesto un impulso en la concienciación del sector sobre la importancia de estar en internet y poder dar respuesta a esa demanda digital cada vez más creciente”, concluye Alonso de Armas, “pero todavía queda mucho camino por recorrer. Es imprescindible afrontar 2021 como un año para avanzar en digitalización y poder así atender de forma adecuada las necesidades de los usuarios y de encontrar, a su vez, una oportunidad de diferenciación y mejora dentro del sector”.