La multinacional estadounidense Nike prepara un expediente de regulación de empleo (ERE) para reducir al 50% su plantilla de personal de oficinas correspondientes a Amenican Nike, su filial nacional. Esta reorganización llega apenas unos meses después de la salida de directivos con atribuciones europeas basados en distintas oficinas que se produjo a finales de 2020.

Según han explicado fuentes cercanas a la compañía, Nike presentó a principios de marzo el documento relativo al ERE, informa el portal Modaes.es. En este momeno está corriendo el cómputo de los 30 días de preaviso necesarios tras la presentación formal del expediente.

“Esta es una continuación del trabajo que comenzamos el pasado verano para simplificar nuestra organización”, han explicado al portal desde el gigante estadounidense. “Estamos construyendo una compañía más plana y ágil y transformando Nike más rápido para definir el mercado del futuro”, han añadido.

Pese a todo, desde Nike asumen que esta reorganización supondrá una pérdida de empleo, “lo que siempre es difícil” ya que afectará a cerca de la mitad de la plantilla de oficinas de la compañía entre Madrid y Barcelona. Por tanto, no afectará a personal de tiendas físicas u online.

Una plantilla cada vez más reducida

Según las últimas cuentas disponibles en el Registro Mercantil, a cierre de 2019 American Nike contaba con una plantilla formada por 210 personas, diez menos que un año antes.

Desde principios de los 2000 la sociedad American Nike (matriz de Nike en España) opera como agente de marca, cobrando una comisión por las ventas de las empresas del grupo en España y Portugal. De este modo, la cifra de negocio de la sociedad no refleja la facturación del grupo en España, aunque sí su evolución.

Las cuentas de los últimos tiempos muestran una evolución inestable, de subidas y bajadas, en función de los años. En 2016 presentó caídas del 2,7%, en 2017 una subida del 6,4% que volvió a caer un 13% en 2018. En 2019 hubo un repunte mínimo del 0,2%.

El último año 2020, el de la pandemia, Nike cerró sus ventas con un 4,1%. Un porcentaje que equivale a 940 millones de euros. De esta forma se coronaba como el  segundo mayor grupo del país por cuota de mercado. En 2019, Nike representaba el 3,8% de las ventas en España, con 1.100 millones de euros.

Reestructuración mundial

El ERE que presentará la empresa a finales de marzo se suma al ajuste llevado a cabo a finales de año, que implicó la salida de parte de la cúpula de Nike. Entre ellos la de Marcos Gazo, director general de la categoría de fútbol en Europa y Oriente Medio, o Ignacio Serrat, al frente del negocio en el sur de Europa.

La reestructuración en Europa forma parte de la reorganización que está llevando la compañía en todo el mundo. En junio del año pasado, la empresa anunció la ejecución de despidos en todas sus oficinas, con unos costes previstos de entre 200 millones y 250 millones de dólares.

Refuerzo de su presencia en España

Pese a todo, Nike apuesta por su éxito de ventas en España. La compañía abrió el pasado 15 de diciembre una nueva flagship en Barcelona.

Con una tienda de más de 2.000 metros cuadrados y situada en pleno Paseig de Gràcia, el objetivo era el de crear una intersección entre el deporte y el mundo digital, según declaró la multinacional.

La apertura coincidió con una campaña navideña marcada por el covid-19 y las restricciones adoptadas por el Gobierno para paliar la crisis sanitaria.