Tras el crédito de 1.341 millones conseguido en abril, el gigante de la distribución ya ha comenzado las negociaciones con la banca para ampliar su liquidez con un operación en septiembre. Como medida para frenar la crisis del Covid, el grupo está trabajando para lanzar una emisión de bonos de 600 millones, según han informado fuentes financieras.

El Corte Inglés ya ha iniciado conversaciones con las entidades financieras para elegir a los bancos colocadores de la emisión, aunque la operación está aún en una fase inicial. Ya en 2015, a través de Hipercor, El Corte Inglés emitió 600 millones con un cupón del 3,875% y vencimiento en enero de 2022. En octubre de 2018 el grupo volvió a emitir 600 millones a cinco años y medio y un cupón del 3%. Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs actuaron como colocadores entonces, mientras que 11 entidades tanto nacionales como internacionales fueron los bookrunners de la emisión.

Se desconoce por ahora el vencimiento y el cupón que tendrán los bonos, aunque no el importe. La empresa quiere emitir en torno a 600 millones y dedicarlos a aumentar el colchón financiero de la empresa, por lo que los fondos obtenidos no se destinarán, en principio, a amortizar deuda de otro tipo. La operación supondría aumentar los bonos en circulación del grupo hasta casi 2.000 millones de euros.

El éxito de la operación, con una demanda que superó dos veces la oferta, llevó a la empresa a hacer dos meses después una emisión adicional de 90 millones, con el mismo cupón y vencimiento.

A causa del confinamientos, la compañía de distribución puede haber dejado de ingresar este año 4.400 millones de euros al tenerse que haber visto obligados a cerrar sus centros comerciales durante tres meses, según Moody’s. 

El Corte Inglés cerró su último ejercicio con un beneficio neto de 310 millones de euros, un 20% más, lo que supone su mejor cifra en los últimos nueve años.La junta de accionistas del grupo que se celebrará mañana decidirá reducir el dividendo a la mitad, es decir, a 37,5 millones de euros, bajando el pay out al 12%, frente al 30% del año anterior, para reforzar las reservas de la empresa.

A causa de la pandemia, la empresa reforzó su liquidez en abril, con un préstamo a un año de 1.341 millones, a través de una línea de crédito revolving, en el que participaron 14 entidades bancarias lideradas por Santander, CaixaBank, BBVA y BNP, y hace apenas un mes el grupo firmó un contrato de financiación de 960 millones con nueve bancos, y avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), para trasladar a este nuevo convenio el grueso de esos 1.341 millones de euros y ampliar el acuerdo a cinco años.